Grupos fascistas e irresponsabilidad


El editorial de hoy de El Correo arremetía, como siempre que puede, contra los nacionalistas: "Las reacciones suscitadas por el fallo muestran, una vez más, hasta qué grado falta mesura, sentido institucional y responsabilidad ciudadana en buena parte de la clase política -en especial la nacionalista-, empeñada en traducir cada resolución judicial en un acto partidista y cada auto, en un toma de parte ideológica." Por su parte Josune Ariztondo, secretaria del EBB, ha declarado hoy que "Yo estoy convencida de que caerá sobre los responsables de lo que está sucediendo (grupos de extrema derecha) todo el peso democrático de la sociedad vasca que tiene un gran respeto por sus instituciones y no vamos a permitir semejante afrenta política, semejante incursión y ofensa en el mundo político por parte del poder judicial."

18 Comentarios:

Anonymous BADAIA dijo...

Se equivoca Josune al culpar a los grupos de extrema derecha, ellos son coherentes. Tambien nos equivocamos al culpar a los jueces, en su mayoría ascendidos a la magistratura bajo el gobierno del PP; ellos tambien son consecuentes.

El verdadero culpable de la situación es el PSOE, que dispone de una mayoría parlamentaria, con el apoyo de otros grupos, suficiente para cambiar la Ley de Partidos y el Código Penal. El cambio de legislación privaría al TSJ y al T.Supremo de instrumentos para poner zancadillas al proceso.

No nos equivoquemos al señalar culpables.

08 noviembre, 2006 16:34  
Blogger indarkide dijo...

Conciso y bien explicado. Totalmente de acuerdo.

08 noviembre, 2006 17:22  
Blogger ManexGarat dijo...

Está claro, pero discrepo. Ni la derogación de la Ley de Partidos, ni la reforma del Código Penal resuelven la mayoría de los entuertos judiciales que están planteados en este momento. Podrían sentar nuevas bases jurídicas de cara al futuro, pero no resolver los asuntos judiciales que ya están en marcha. Por cierto, en el caso de Atutxa, se da, además, un dato que conviene conocer. La Ley de Partidos no contiene una sola previsión que habilite a los jueces a proyectar sobre los grupos parlamentarios los efectos de la ilegalización de un Partido Político. Os invito a leer la Ley, para comprobarlo. No encontraréis un sólo artículo que permita disolver un Grupo Parlamentario. Y me preguntaréis: ¿Cómo ha sido posible entonces que el Tribunal Supremo acordase la disolución del Grupo Parlamentario de Batasuna en el Parlamento vasco? Es posible que la respuesta no os guste, pero es la verdad: Porque la Sala del art. 61 de la LOPJ(perro fiel de su amo, el PP), se sacó de la manga lo que la ley no permitía y decidió por su cuenta hacer extensivo a los grupos parlamentarios el acuerdo de ilegalización que la Ley, sólo le permitía adoptar en relación con los Partidos Políticos.

CONCLUSIÓN: No es dejéis engañar por los mensajes de Batasuna, que no cree en la división de poderes. El PSOE tendrá sus culpas, pero en los procesos judiciales en curso, la culpa, principalmente, es de una judicatura ultraconservadora que está haciendo de contrapoder del Gobierno.

Por otra parte, yo os haría una confesión, y que no salga de aquí. La Ley de Partidos Políticos será todo lo antidemocrática que queráis, pero si yo fuera el PSOE, no renunciaría a ella en este momento. Puede ser y, sin duda, es, una eficaz herramienta de presión frente a la IA que, por su parte, amenaza, también, nada menos que con volver a poner bombas. No digo que amenaza con la kale borroka o con la extorsión a los empresarios, porque eso ya lo está haciendo, pese al alto el fuego.

Y, ya se sabe, si no tienes herramientas para presionar, no puedes negociar nada. Es de cajón.

08 noviembre, 2006 22:51  
Anonymous BADAIA dijo...

Pues siento llevarte la contraria. La modificación del Código Penal afectaría a todos los procedimientos judiciales en curso, al aplicarse al reo la disposición penal mas favorable con independencia de la fecha de su promulgación. Asi por ejemplo, si hace un año se hubiera modificado el Codigo Penal no hubiera sido posible la imposición de una pena tan alta a Iñaki de Juana. Si se modificasen Código Penal y Ley de Partidos la legalización de Batasuna sería un hecho al carecer los jueces de instrumentos legales para mantener la ilegalización.

Por supuesto que los jueces están haciendo una interpretación de la ley que pretende dificultar el proceso, pero el PSOE sabía que el poder judicial está en manos conservadoras y dispone de instrumentos para neutralizarlos.

Eso no significa que no se respete la división de poderes; no es preciso inmiscuirse en la labor judicial, ni presionar a la magistratura; es suficiente con modificar las disposiciones legales que se aplican y sustituirlas por otras mas razonable, mas democráticas.

Claro que esos procesos de moficación normativa son largos, pero ha sido el PSOE quien se ha metido en ese lío apoyando la Ley de Partidos y el endurecimiento del Código Penal en su día. Ahora sería suficiente con derogar la primera y modificar el segundo, pero no parece que el PSOE esté dispuesto a sufrir el desgaste que esas medidas pueden suponerle ante el electorado español.

09 noviembre, 2006 09:03  
Anonymous Jaun gorri dijo...

Cada cual tiene que asumir su responsabilidad en este carajal. Y el PSOE tiene una parte importante de responsabilidad en la situación por su falta de diligencia. Me fastidia que esté saliendo de rositas en todo esto y que nadie les apriete las tuercas. Si son unos panolis y le tienen tanto miedo al PP que se joribien. Decía hoy Durán i Lleida que es diferente ser serio que ser tonto. Apliquémonos el cuento.
Alguno por aquí tendrá que dejar de ser tuerto a la hora de hacer sus análisis y poner a cada cual en su sitio. Más tarde o más temprano los socialistas tendrán que romper con su pasado. Y ya va siendo hora de que hagan algo más que sentarse y poner cara de buenos.

09 noviembre, 2006 11:42  
Blogger ManexGarat dijo...

Me conmueven los que se creen a pies juntillas la milonga que pretenden colarnos Ruiz Piñeiro y sus secuaces cuando nos cuentan que los jueces están, sólo, para aplicar la Ley. Es curioso hasta que límites se dejan llevar algunos en su animadversión al PSOE. A mí no me gusta el PSOE. Pero creo que no tiene porqué cargar con más culpas que las que tiene. Me explico.

En mi anterior post, he puesto un ejemplo claro de activismo judicial creativo. Uno de los muchos que se están dando. La sala del art. 61 del Tribunal Supremo acuerda disolver el grupo parlamentario de Batasuna en el Parlamento vasco, sin que la Ley de Partidos Politicos le habilite al efecto. Es decir, diga lo que diga la Ley, el juez hace lo que le da la gana y, no contento con ello, lleva su arbitraria interpretación de la Ley hasta el extremo de procesar a Atutxa. Como supondréis, no es el único caso.Hay más, que se podrían citar sin excesivo esfuerzo. ¿Qué se concluye de ello?. Que el hábil recurso dialéctico del que se están sirviendo algunos jueces para situar la responsabilidad de lo que ocurre en manos del legislador (ellos sólo están para aplicar las leyes), es, sólo, eso: un hábil recurso dialéctico, que no se lo creen ni ellos. Aunque entre nosotros, haya algunos que, vaya usted a saber por qué razón, sí se lo creen.

Badaia apela al principio de retroactividad de la ley penal más favorable. Bien. Pero supongo que convendrá conmigo en que, en ese ámbito, la actividad del legislador tiene un límite, ¿no?. Se podría modificar el Código Penal para reducir de 12 a 6 años la pena máxima por coacciones y amenazas, en cuyo caso, la pena impuesta a De Juana, sería de 6 años y no de 12. Como supongo que Badaia no será partidario de despenalizar totalmente las coacciones y amenazas (que, obviamente, están tipificadas como delito en todos los códigos penales del mundo), la pregunta es: ¿Hubiera cambiado eso la cosa? Yo creo que no. Algún ingenuo bienintencionado puede creer que sí, pero yo no lo creo. De Juana se hubiese constituido en huelga de hambre, exactamente igual. La alarma sería exactamente la misma. Y Batasuna estaría preparando la algarada callejera del próximo fin de semana, exactamente igual a como lo estará haciendo ahora.

Ahora bien, tanto con el Código Penal vigente en la mano como con el hipotéticamente reformado (reduciendo la pena, pero no haciéndola desaparecer, porque supongo que Badaia no está por la labor de dejar impunes las amenazas ylas coacciones) el juez podría haber impuesto la pena mínima. No la máxima posible, como ha hecho, sino la mínima. O podría haber considerado que los artículos publicados en Gara no encierran la fuerza amenazante suficiente como para constituir delito. O incluso podría haber aplicado alguna circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal (eximentes, atenuantes, etc). Y en ese caso, la situación en la que nos encontraríamos sería completamente distinta. A lo mejor, no habría ni huelga de hambre. Ya no hablo de la kale borroka porque, me temo que la habría igual, pasase lo que pasase con la condena de De Juana. Pero aquí, la responsabilidad ya no es del legislador, sino del juez. De ese juez, tipo Ruiz Piñeiro que, encima, tiene el morro de decirnos que se está limitando a aplicar la ley. Y entre nosostros hay gente dispuesta a creerle.

Nos dice Badaia que si se modificase el Codigo Penal y se derogase la Ley de Partidos Políticos, "la legalización sería un hecho, al carecer los jueces de instrumentos legales para mantener la ilegalización".

Vayamos por partes.

a) No creo posible la derogación de la Ley de Partidos Políticos. Los Partidos Políticos tienen que tener una regulación. La tienen en todos los sistemas democráticos. Y la han tenido en el Estado español desde el año 1978. Un sistema de partidos no puede funcionar sin un régimen legal que regule cómo se constituyen, como se organizan, cómo se financian, cómo desarrollan su actividad y cómo se disuelven.

b) La legalización no puede ser "un hecho", como dices. En todos los países democráticos del mundo, el régimen jurídico de los partidos políticos incluye un proceso para la constitución de los partidos que, por lo cómún, incluye su inscripción en un instrumento registral. Aunque no sea más que a efectos de publicidad, el sistema tiene que conocer cuales son los partidos que operan, o pueden operar en su seno. No hay partidos políticos "de hecho". O están formalmente constituidos e inscritos en los correspondientes registros, o no existen.

c) En el caso que nos ocupa, nos encontramos con un Partido que fue ilegalizado por sentencia judicial firme. Jurídicamente, el partido ilegalizado ya no existe y su inscripción en el registro fue cancelada. Hagas lo que hagas con la Ley de Partidos Políticos, los efectos de la sentencia ilegalizadora no desaparecen. Otegi, Barrena, Permach y compañía podrán actuar sin límte(como ahora, por cierto, que están dando dos ruedas de prensa al día) pero eso no resucita el partido político ilegalizado, que sigue ilegalizado. Creo que aquí, Badaia se equivoca. A los jueces no les hace falta ningún instrumento legal para mantener la ilegalización. Se mantiene por sí misma, hasta que alguien constituya un nuevo Partido Político y lo inscriba en el Registro. Pero esto sólo lo puede hacer Batasuna.

CONCLUSIÓN: La legislación será deficiente, no lo niego. Convendría modificarla, de acuerdo. Pero la principal responsabilidad de los desaguisados que están ocurriendo, corresponde a los jueces. Principal, pero no única. Si ETA acordase su disolución, seguro que todo (en lo legislativo, en lo judicial, en lo social e incluso en lo político) se facilitaba mucho.

09 noviembre, 2006 15:09  
Blogger mendi dijo...

Efectivamente, lo que está haciendo Hernando en el Supremo y en la Sala del 61 es idéntico a lo que hicieron los tribunales militares: acusar de Rebelión precisamente a los que habían sido fieles al gobierno electo establecido.

Pero se aprovechan de nuestra desunión y de que nos llevamos entre nosotros como el perro y el gato.

09 noviembre, 2006 15:17  
Blogger indarkide dijo...

Como bien dices, ManexGarat, decir que los jueces se limitan a aplicar la ley es una milonga. Pero no lo es menos insinuar que el legislador se limita a hacer leyes necearias con la mejor intención y que luego son los jueces quienes las estropean.

Por seguir con tu ejemplo, las amenazas.
Está claro que las amenzas es algo que está y debe estar contemplado en los códigos penales de todos los estados. Hasta ahí de acuerdo. Y también que los jueces le podían haber impuesto una pena más baja. Pero, ¿y si el legislador no hubiera desglosado el delito de amenazas y lo hubiese dejado, tal cual, en el art. 169 y siguientes? Entonces la condena máxima habría sido mucho menor. O, mejor aún, si en vez de limitarse a redactar que "En la pena de prisión de diez a quince años si causaran cualquier otra lesión o detuvieran ilegalmente, amenazaran o coaccionaran a una persona." y dejar a la libre intepretación del juez que son "amenazas" hubiesen concretado que son, ¿no sería mejor? De hecho, en el caso de De Juana Chaos, el tribunal ha tenido que hacer un esfuerzo considerable a la hora de motivar que lo escrito son amenazas, pero ha podido gracias a la indefinición, prentendida, del legislador.

Por otro lado, la Ley de Partidos. Como es cierto que tiene que haber una regulación y no se puede derogar una ley sin más, ¿por qué no redactar otra y aprobarla? No es tan difícil. Y si hay prisa se coge la anterior y se maquilla un poco.

A diferencia de a los jueces, al legislador lo elegimos, así que es a él al que nos toca pedirle responsabilidades. Si hacen las leyes indeterminadas son responsables de las interpretacines que más tarde hacen los jueces gracias a ello.

09 noviembre, 2006 17:22  
Anonymous BADAIA dijo...

Veo que estoy debatiendo con un fino jurista, ManexGarat.

Es evidente que los jueces están haciendo una interpretación de la ley al límite, lo que yo señalaba en mi primer post es que eso debía estar asumido desde el principio, que todos podíamos suponer que los jueces del Supremo, los del TSJ, no iban a hacer una interpretación de la ley que coadyuvase en el proceso.

El PSOE sí dispone de mecanismos para modificar la legislación de modo que Batasuna se reincorpore a la legalidad y no se impongan penas que a muchos nos parecen desproporcionadas ni se inicien procedimientos penales con evidente intención política. Otra cosa es que el PSOE mida los riesgos que supone la adopción de esas medidas y decida no adoptarlas.

Respecto a la ley de partidos, si bien es cierto que la derogación de las disposiciones que han permitido la ilegalización de Batasuna no supondría su legalización, no es menos cierto que si haría factible la inscripción de un nuevo partido con ciertas garantías de que no se iba a producir una nueva ilegalización y permitiría la presencia de la izquierda abertzale en las próximas elecciones.

Así que cada uno es responsable de sus actos, y el PSOE es desde luego corresponsable junto con el PP de haber aprobado la Ley de Partidos, y responsable de no modificarla ahora.

09 noviembre, 2006 18:38  
Anonymous Txoritxu dijo...

Bien, Manex garat disculpa al pooobre PSOE que, al fin y al cabo no hace más que mantener una legislación acorde con la de otros estados democráticos. La culpa es de los malosos jueces y el legislador es un ruin. ¿No fue Alfonso Guerra el que dijo que Montesquieu había muerto? Pues a estas alturas ya estará putrefacto. Que no nos llamen tontos a la cara.

09 noviembre, 2006 21:07  
Anonymous IManexGarat dijo...

Nada de fino jurista.Aficionado tan solo.Una sardina en una piscina de tiburones.Aunque os voy a decir la verdad.Pero la verdad de la operacion autoinculpacion.
Se reunen una serie de señores en Arrese Enea.Deciden que hay que hacer una operacion de apoyo al Lehendakari,pero que no este en ella Imaz y la mayoria del EBB.El Lehendakari esta en Argentina y de esta manera no se le involucra.En esa reunion estan los Arrese de Caf,Arzalluz,Egibar y Gerenabarrena.Y dan el golpe.Solo un sector del PNV defiende al Lehendakari.
Pero eso se rompe cuando les inculpan a Patxi Lopez y a Rodolfo Ares.Ya no hay una sola victima sino toda la justicia esta podrida y es dificil defender al Lehendakari en ese contexto.Por eso ni Imaz,ni miembros del EBB ,ni nacionalistas historicos se autoinculpan.Por eso todos esos argumentos juridicos estan muy bien,pero aqui no hay leyes malas que valgan,sino una cuidada operacion de marketing frustada.Esa es la verdad.

09 noviembre, 2006 23:28  
Anonymous La jeltzale cabreada dijo...

¿IManex Garat? ¿Tenías dudas de si firmar como Isabel o como Manex?
Mira, bonit@. Te voy a contar la verdad de la buena. Menos mal que algún talibán ha demostrado respaldo al Lehendakari que si no, la suerte que le habría deparado hubiera sido la misma que está corriendo Gorka Agirre, imputado por ¡alucina! colaboración con banda armada. Sigue presentándose en el juzgado "gracias" a la colaboración del fiscal, teledirigido por el amiguito de Josu Jon.
Dijo Josu Jon en una reunión del EBB que él personalmente iba a llevar el tema de Gorka. Y no está haciendo nada. Se está tocando los "esos" hasta hacerse sarpullido.
Ahí está la verdad de la buena: la diferencia entre los que hacen algo por los suyos y los que hablan y hablan y hablan.

10 noviembre, 2006 10:08  
Blogger Arabatik dijo...

Por las mismas razones que se ha suprimido el comentario anterior, deseamos hacer notar que, en relación a las opiniones vertidas respecto de Manex Garat, entendemos que sus aportaciones han sido, en todo momento, correctas, ajustadas a la razón de ser de Arabatik y ajenas a la intencionalidad boicoteadora (troll) que hemos denunciado desde el blog.

10 noviembre, 2006 13:55  
Blogger ManexGarat dijo...

Ya veo que cuando se desmontan con atinadas razones jurídicas los sobreentendidos simplistas que acostumbran a colarnos desde el mundo de Batasuna, la gente se queda con pocos argumentos.

Me hablan de la posibilidad de tipificar las conductas sancionadas penalmente, con más precisión. Se puede hacer. Y, de hecho, el principio de tipicidad penal exige una cierta determinación de las conductas penadas. Una norma excesivamente abierta, no cumpliría ese principio y sería rechazable como norma sancionadora. Pero...¿de verdad veis posible acotar más un delito, (el de amenazas, por ejemplo, ya que estamos hablando de él) que puede darse de múltiples formas y en la más diversas circunstancias imaginables? Las normas jurídicas no son tales si no están formuladas en términos de generalidad y abstracción. Y, en concreto, en el ámbito penal, las leyes de caso único están proscritas. Yo creo que el delito de amenazas, en concreto ese, no está tipificado en el Código Penal español en términos más laxos que en las normas penales de otros países democráticos. Y no lo está, porque resulta enormemente difícil determinarlo más. Aquí y en cualquier otra parte. En el ámbito penal, el juez siempre tiene que tener un cierto margen de apreciación para determinar si determinada conducta (con todas sus circunstancias)puede subsumirse en la norma o no. Sin ese margen de apreciación, la operatividad de la norma penal sería prácticamente imposible. El problema surge cuando, un amplio colectivo de jueces, juramentado con las tesis más conservadoras, acuerda adoptar sistemáticamente la opción (de entre las posibles en el marco de la ley)más contraria a una determinada pretensión del GObierno de turno o a una determinada aspiración política y social. Y eso es lo que ahora está ocurriendo. Y el hecho de que lo nieguen Acebes y Astarloa, con el énfasis con el que lo han hecho, no me hace más que rafirmarme en mi convicción.

¿Que se pueden cambiar las leyes? No lo niego. Pero como creo haber demostrado más arriba, hoy y aquí, el problema planteado no se resuelve con cambios legislativos que, sin embargo (no lo dudo) serán convenientes de cara al futuro. El problema surge, fundamentalmente, de la actitud de los jueces. A cada palo, su vela.

En fin, Txoritxu, siempre hemos criticado la Ley de Partidos Políticos. Pero, de verdad, no apeles a "otros estados democráticos" como parámetros para determinar la aceptabilidad democrática de esa ley. Porque, en Francia, o en HOlanda, y no digamos en ALemania, la situación de Batasuna, orgánicamente unida a ETA, y apoyando en sus declaraciones y en su actuación política la coerción social y política que la existencia de ETA supone, tampoco se hubiese aceptado. Con el Codigo Penal, con la Ley de Partidos Políticos o con la Ley Antiterrorista, no dudeís de que, antes o después, hubiesen actuado en términos muy parecidos a los que ha actuado el Estado español.

10 noviembre, 2006 15:03  
Blogger IsabelPozuelo dijo...

Me niego a hablar de la situación de De Juana Chaos. ¿No os dáis cuenta de que los de Batasuna ya han logrado otro icono con el que hacerse las víctimas, recabando, encima, el apoyo y la solidaridad de todo el mundo?

Juan Mari Atutxa no está en una situación más injusta que De Juana. Los jueces, o las leyes, me da igual, están cometiendo con él una injusticia, no menor, desde luego, que la que pueden estar cometiendo con una persona que todos sabemos que no entró en la cárcel, precisamente por jugar al dominó. ¿Habéis oído una sola expresión de solidaridad y apoyo procedente de Batasuna? ¿Alguien desde Batasuna ha dirigido una sola palabra para condenar el atropello que se está cometiendo con Atutxa, que tiene que atravesar un nuevo calvario por defenderles a ellos? ¿Precisamente por defenderles a ellos? ¡Ya vale, hombre! ¡Ya vale de que nos tomen el pelo!

Mientras Otegi, Barrena, Permach o Rufi Etxeberria, me da igual, no diga algo en apoyo de Atutxa, me niego a hacer el más mínimo gesto de comprensión con De Juana. Me niego. El que quiera hacerles el juego, que se lo haga. Yo no.

10 noviembre, 2006 15:10  
Blogger celedon dijo...

Te voy a perseguir por todo el blog:

Isabel, me han avisado hace un rato y acabo de leer el comentario tuyo en el que me citas, por supuesto sin mi permiso. Me citas además como miembro de un colectivo que amenaza con dejar de escribir en este blog y quiero dejar claro que no formo contigo ningún tipo de grupo. Además creo que los administradores del blog te pedían que aclarases tus acusaciones de censura y no he visto que hayas hecho ni dicho nada, ni te has ido ni has reconocido tu error o tu mentira. Y lo peor de todo es que has querido implicarnos a otros. No se en cosas estamos de acuerdo, pero ten una cosa clara, que me puedes apuntar entre la gente que jamás querrá estar entre tus amistades.
Tanto que sabes y que escribes, lo menos que podías hacer es disculparte.

10 noviembre, 2006 15:58  
Blogger indarkide dijo...

Y yo sin embargo creo, ManexGarat, que no has demostrado que el problema planteado no se resuelva con cambios legislativos.
De hecho, considero que es algo que se cae por su propio peso.

Si el PSOE utiliza su mayoría y pacta con los "pequeños" grupos, puede derogar la actual ley de partidos y publicar otra o simplemente hacernos volver a la anterior. Si hace eso, Batasuna puede registrase y ser un partido político con todas las de la ley y, al mismo tiempo, los procesos basados en la interpretación, o creación imaginativa, por parte de los jueces en esa ley se paran en seco.

Por otro lado, basta con coger la indeterminación que supone hablar de "amenazas" sin especificar nada y, añadirle, un cortísimo "...amenazas concretas contra la vida o la integridad física o moral...". Porque, ¿qué es lo que el legislador pretende proteger mediante ese artículo? ¿qué no se amenace o que no se "señalen" objetivos? ¿O como el segundo bien es sumamente dificil de proteger pretende que mediante una indeterminación en otro artículo los jueces puedan cubrir, a voluntad, este segundo supuesto? ¿Eso no sería una burla? ¿Un abuso?

10 noviembre, 2006 16:25  
Anonymous Anónimo dijo...

ManexGarat. Has dicho algo así como que cuando se responde con atinadas razones jurídicas a los sobrentendidos simplistas que acostumbran a colarnos desde el mundo de Batasuna, no hay argumentos en contra. Pues bien, aquí va la respuesta a tus sobrentendidos simplistas que acostumbran a colarnos desde el estado.
Con cuatro pinceladas y alusiones a otras legislaciones pretendes defender la improcedencia, innecesariedad o inutilidad de la derogación de la Ley de Partidos. Esto es una aberración jurídica y democrática, por que el problema de esta Ley no es si Batasuna existe o no o si tiene que existir una Ley de Partidos como en todos los estados, a lo que te agarras una y otra vez. La aberración de la Ley estriba básicamente en dos cuestiones que ya fueron analizadas por Emilio Olabarria y que tu olvidas interesadamente.
1º.- La ilegalidad por contaminación o simpatía. Esto es, que una sola persona que haya pertenecido a Batasuna puede convertir en ilegales los derechos políticos de sus acompañanantes en un nuevo partido. Este es el mayor escollo de la legalización porque con la aplicación que desde la judicatura se hace de semejante norma, cualquiera puede ser ilegalizado al margen incluso de que no sea consciente de la afiliación o pasado político de sus acompañantes. Incluso EAJ.
2º.- La exigencia de un acto positivo como requisito de legalidad mas allá de la propia ideología del partido en cuestión. Esto es, que como plus de legalidad se exige a un partido político el llevar a cabo un acto concreto y específico de condena de la violencia. Esto no tiene parangón en ninguna legislación europea. La regulación internacional se basa al contrario en el examen de las actuaciones positivas que mantenga el partido en cuestión no en la inexistencia de actuaciones, esto es, se basa en el examen de su apoyo a determinados planteamientos xenofobos, etc, pero en ningún caso en la ausencia de actuaciones concretas frente a estas actuaciones. Dicho de otra forma, con la actual Ley de Partidos un partido político sin ideología alguna, tan inerte como vacio de contenido, sin actuación alguna, ni positiva ni negativa, sería ilegal si no cumple con un requisito añadido impuesto por el estado que es tomar una posición concreta sobre una actuación concreta que en este caso es la violencia y que puede ser en otro caso, el acatamiento de la constitución española, la jura de la bandera, o cualquier otra que al estado le convenga. Esto no tiene reflejo alguno en ninguna legislación, que yo sepa.
Y el problema de la legalización de Batasuna no es si ya existe o no. Sino que un planteamiento político y de conciencia concreto (cuya ilegalización en un país democrático, solo puede darse por el dictado de las urnas y no por la exigencia del estado) es ilegal. Poco importa la forma o la fecha. Lo que importa es que mañana mismo quienes forman parte de Batasuna o cualquier otra lista en la que se encuentre algún miembro identificado de Batasuna junto con todos sus acompañantes, no pueden constituirse, registrarse, pensar lo que quieran y ofrecer a su electorado lo que su electorado quiera votar. Y esta responsabilidad es íntegramente del estado y concretamente del PSOE.
Y toda la cuestión de la aplicación de una Ley semejante por una judicatura como la existente es un añadido a este problema político previo.
Por lo demás cuatro apuntes:
- Eso de que Batasuna está orgánicamente vinculada a ETA es falso. Estas dando por válidas la teorías de la Audiencia Nacional.
- La alusión a la legislación internacional que realizas es una presunción. Es una presunción que además la basas en una premisa igualmente falsa como es una supuesta actividad de apoyo público. Y es falsa por que el delito de apología del terrorismo también está tipificado en nuestra (la que nos imponen) legislación y ello no implica mas que la sanción penal para su autor y no para sus acompañantes.
A nadie le pasan desapercibidos los ejemplos de enormes murales de homenaje al IRA existentes en Irlanda. Aquí los autores de esas pintadas estarían en la cárcel. Aquí antes, el hacer una pintada poniendo Gora ETA era una falta que se juzgaba en un Juzgado de Instrucción y solo si el dueño de la lonja denunciaba los daños en su pared. Ahora es un delito de apología del terrorismo condenado con seis meses de carcel y que se juzga en la Audiencia Nacional (y no voy a poner el nombre del magistrado de tribunal Supremo que fue ponente en la sentencia que sentó el precedente porque me pueden acusar de apuntarle) y al paso que esto va, dentro de poco será un delito de colaboración con banda armada, solo por expresar su autor que está de acuerdo con ETA.
Pero es igual, porque aunque no diga nada, aunque no haga nada, tampoco puede registrarse y ejercer sus derechos políticos sino se manifiesta expresamente en contra de ETA. Bueno, solon si alguién le vota. Si no le vota nadie, a nadie le importa. El problema es que le votan. Y me pregunto si algunos ya se dan cuenta de que el problema está en los votos y no en la legalidad.

14 noviembre, 2006 08:17  

Publicar un comentario

<< Home