La "alfombrita"


¿Qué se puede hacer con 80.000 euros? Pues es una cantidad que puede dar mucho juego. Se puede dotar de siete coches patrulla a los munipas. Se puede renovar el firme de 3.600 metros cuadrados de vía pública. Se pueden instalar tres zonas de juego infantil en los barrios. Se pueden adquirir más de 300 aparatos de telealarma.

También se puede reponer... ¡¡¡una alfombra!!!


Ese es el presupuesto que el PP ha fijado para cambiar la alfombra de la escalinata principal de la Casa Consistorial de Gasteiz. 80.000 euros que vienen a traducirse en más de 13 millones de las antiguas pesetas. Dice mi madre que con sólo un millón y la ayuda de un amigo magrebí podría alfombrar todo el Ayuntamiento. Total, que se han presentado cuatro empresas al concurso para renovar la alfombrita de marras, entre ellas la Real Fábrica de Tapices de Toledo, y no parece que vayan a rebajar mucho el precio de salida.

Por esa alfombra suben y bajan los novios cada sábado, pasan los dignatarios que tan profusamente visitan el Ayuntamiento, deambulan las visitas guiadas para pequeños y mayores y nadie, que se sepa, ha realizado algún comentario doloso sobre el mal estado del tapiz por mucha antigüedad que acumule. Estamos ante un capricho de a 140.000 pesetas el metro cuadrado, así que habrá que invertir un par de millones más en un felpudo decente para que en lo más crudo del crudo invierno la gente no aborde la alfombra con las botas churretosas.

Se mire por donde se mire, esto ya roza el sibaritismo a la octava potencia. ¿Necesita ser cambiada la alfombra? El único desperfecto que presenta (perfectamente reparable) es un corroncho marrón producto de un tiesto mal regado. ¿Por qué han especificado que la nueva alfombra sea azul? Tal vez porque, en vista de que la poltrona tiembla, el PP quiere dejar huella en la Casa Consistorial alfombrando las escaleras con su color corporativo (lo que, por cierto, obligaría a repintar las paredes para que vayan a juego, disparando todavía más el costo y sin contar con que el azul resulta menos sufrido para el pisoteo).

Que yo no digo que tengamos que ser más austeros que un calvo en peines, pero en la Casa Consistorial debería haber prioridades y, por ejemplo, sigue sin estar garantizada la accesibilidad a las plantas superiores. Para llegar al único ascensor de todo el inmueble hay que rebasar una rampa cuya inclinación roza cuando no supera descaradamente lo establecido en la Ley de Accesibilidad. Alfombrar una escalinata en estas circunstancias no deja de ser una broma pesada.

1 Comentarios:

Anonymous Esti dijo...

Por el precio, que pongan una rampa mecánica. ¡Como de Bilbao, pues¡

09 noviembre, 2006 20:23  

Publicar un comentario

<< Home