Miribilla, Intxaurrondo y San Martín: dos perlas y un garbanzo


Recientemente se han presentado tres proyectos que demuestran hacia dónde van Bilbo, Donosti y Gasteiz en materia de equipamientos deportivos y de proximidad. Por un lado está el pabellón de deportes de Miribilla, que además de ser la futura sede del Lagun Aro, resolverá la necesidad de instalaciones deportivas en este barrio bilbaíno. Por otro lado está el centro cívico de Intxaurrondo, 6.500 metros cuadrados que combinarán todo tipo de servicios deportivos y socioculturales en una de las áreas de expansión de San Sebastián. Por último tenemos los locales prefabricados de San Martín, un barrio consolidado de Vitoria que necesita un centro cívico completo y al que el PP va a "regalar" un cascarón de poco más de 800 metros cuadrados donde faltará de todo.

El caso de Miribilla es revelador. Se plantea el salto de un pabellón sobradamente amortizado (La Casilla) a otro que reúne una amplia capacidad, una faceta multiusos (hay conciertos imposibles de realizar en el siglo XXI en La Casilla) y una respuesta a la necesidad de instalaciones deportivas para el vecindario de la zona.

Curiosamente, en Vitoria lo que se ha hecho es una plaza de toros prefabricada en la que ahora se está instalando la cubierta por si el resto del año se puede organizar algo más que corridas de toros en ese sitio. Aquí no se ha planteado que ese equipamiento vaya a tener un club deportivo residente, se albergan fundadas dudas de que pueda acoger el festival de Jazz y no ha existido una apuesta por que este equipamiento facilite instalaciones deportivas a todo el entorno de Desamparadas/Ensanche/San Cristóbal porque, al parecer, sobra con las canchas de los colegios de la zona.

Para Miribilla se reservan 36 millones de euros. Nuestra plaza de toros prefabricada tiene toda la pinta de haber salido un poco más barata. Miribilla surge de un gran acuerdo interinstitucional entre el ayuntamiento bilbaino y la diputación de Bizkaia. La plaza prefabricada de Vitoria surge de las incalculables plusvalías que FCC va a obtener del pelotazo urbanístico previsto para esa zona.

Y saltamos a Intxaurrondo. Donosti miró a Gasteiz y se dió cuenta de que aquí teníamos un buen invento: los centros cívicos integrados, el equipamiento estrella de la era Cuerda, todo un modelo de prestación de servicios de proximidad a la ciudadanía. Deciden copiar el modelo para Intxaurrondo con un proyecto de centro cívico que, por resumir, lo tiene casi todo. Oficina de atención ciudadana, varias piscinas, pistas deportivas especializadas, sauna, biblioteca (con todos los servicios audiovisuales), sala de exposiciones, gazteleku, haur txoko... Suma y sigue.

Ejemplos como éste tendrían que reafirmar la política de centros cívicos que desde aquí se había venido realizando, pero ya se ha encargado el PP de arruinarla por completo. Primero fue el centro cívico desintegrado de El Pilar/Gazalbide. Ahora la cosa va a peor con los locales prefabricados de San Martin. Un equipamiento construido en tiempo record para que lo gestione una asociación de vecinos y que carecerá de todo lo que sí existe en los centros cívicos del entorno: no habrá ni oficina de atención ciudadana, ni ludoteca, ni teatro, ni Club Jóven, ni infoteca, ni sala de exposiciones, etc, etc.

Es la nueva filosofía que en estos últimos ocho años se viene acuñando por estos pagos. Vitoria como ciudad de lo desintegrado y prefabricado vaya usted a saber dónde.

2 Comentarios:

Anonymous BADAIA dijo...

No hay que olvidar que el PP ha contado en esa estrategia que muy bien calificas de lo desintegrado y prefabricado con la inestimable ayuda de algunas asociaciones de vecinos, que agrupadas en la FAVA, domesticadas, dominadas y dirigidas por el PP, han venido trabajando para que no exista contestación social alguna frente a la política regresiva que practica Alonso y en la que el PSOE es un colaborador necesario en la mayor parte de los casos.

Ahora la Asociación de Vecinos de San Martin jalea la creación de una infraestructura prefabricada y llena de carencias; a cambio de su apoyo se encargará de gestionar el prefabricado mas digno del tercer mundo que de una ciudad que quiere ser moderna.

No es esa una forma de corrupción?

07 noviembre, 2006 09:21  
Anonymous La jeltzale cabreada dijo...

Eso de los múltiples y grandes proyectos me tiene pelín frita. Hace poco leíamos lo de los 11 millones de euros de pérdidas del BEC. Hoy me contaban que los hoteles de Bilbao se están lanzando a las ofertas a tutiplén, que la vaca no da para más.
Está muy bien dejarlo todo divino, pero ¿para quién se hacen ciertas infraestructuras? ¿Responden a necesidades reales? Creo que sería una reflexión por lo menos tan interesante como comparar si en el territorio vecino se hacen más o mejor las cosas.

07 noviembre, 2006 14:40  

Publicar un comentario

<< Home