¡Entonces sí que se podía!


Por aquel entonces todos teníamos pelo, menos los que ya estaban en los 40. Casi todo se escribía con lápiz y bolígrafo (incluso con pluma); y cuando consegíamos una máquina de escribir, nos pasábamos media mañana corrigiendo los errores con tippex. No había autopistas que cuartearan nuestro territorio; ni circnvalaciones en los pueblos. El Oria llevaba un metro de espuma y el Nervión apestaba. Era la época (algo más tarde) de una Real y un Athletic gloriosos, encumbrados ¡O tempora, o mores!

Íbamos a Iparralde a por ikurriñas, y algunas a visitar al ginecólogo López Adan; "Beltza" en sus ratos de ocio político. Había tantos partidos como ahora, que entre los de Iparralde y Hegoalde deben rondar la veintena. En eso no hemos cambiado. Algunos, hasta ligábamos (…) a partir de los 18; hoy se aparean a los 14.


Pues con todo, lo más llamativo, para mí, cuando observo las imágenes de los políticos, es otro aspecto que, gracias a Internet (¡vaya invento!), os lo trasladaré gráficamente. Hay algo en las fotografías que anexo que hoy resultaría pecaminoso. No es la tez morena de González, ni la peinadísima cabellera de Suárez, ni bigote franquista de Gutiérrez Mellado. Algo que captan estas imágenes está prohibido por ley, aunque diría que son dos los aspectos ¿Cuáles son?

Etiquetas:

2 Comentarios:

Blogger artapalo dijo...

Ando un poco espeso hoy, pero parece que todo cristo fumaba en donde le venían las ganas, no?

20 junio, 2007 14:49  
Blogger Hemengo dijo...

Sí señor, Artapalo. Dicen que el 65% del hemiciclo fumaba. Haceros a la idea.

Hay otra cambio, que quizás no se aprecia con nitidez fotografía de nuestros ancianos comunistas Ibarruri y Alberti. Veré si puedo reproducir en los comentarios una fotografía más panorámica de la época.

20 junio, 2007 15:07  

Publicar un comentario

<< Home