Especular


Me he llevado una sorpresa, lo admito. La tercera acepción de especular, según la RAE, es: “perderse en sutilezas o hipótesis sin base real”; y no es ésta la que me sorprende. Pero la segunda sí: “Meditar, reflexionar con hondura, teorizar”. Y, en principio al menos, me estropea el titular.

Continuar

Viene al cuento ello por la noticia lanzada por la COPE: “Reagrupamiento de presos en enero, excarcelación masiva en diciembre.” Así de tajante, aunque sin citar las fuentes. Según la cadena radiofónica las tres secuencias serían, cronológicamente, las siguientes: 1.- Transferencia de la competencia de prisiones. 2.- Reagrupamiento en enero-febrero de 2006 en prisiones de la CAV. 3.- Excarcelación masiva para finales de 2006.

Hasta aquí la especulación de la COPE, en cualquiera de las dos acepciones.

Ahora soy yo quien especula. Cada cierto tiempo me autoflagelo intentando interpretar la situación exacta de ésta nuestra realidad. Miras, lees y escuchas casi con ansiedad, con el objetivo de dar con algún detalle revelador. No es sencillo. Unos que optan por la extrema discreción. Otros por negar lo “evidente”. Y los terceros por inventar lo inexistente, con el ánimo de torpedearlo todo. Exigen prudencia, a sabiendas que el recorrido es largo, duro y difícil.

Patxi López acaba de ensalzar la figura de Diez Usabiaga. Javier Elzo felicita a Imaz. Los medios de comunicación de PRISA cortejan al nacionalismo en general. Erkoreka y Rubalcaba hablan de “presupuestos”. ETA continúa sin matar; sólo incordia con algún que otro petardo. El PSOE monta su “núcleo duro” con P. Rubalcaba, Blanco y R. Zapatero, para negociar con ETA. La derechona, J. Arregi y E. Guevara intentan romper todo; de hecho la AVT ha declarado que organizarán manifestaciones masivas, hasta ahora nunca vistas.

¿Dónde estamos? Hoy podemos decir que hay más que algo: hay bastante. El tiempo apremia tanto que cada mes es una eternidad. Entre unos y otros tienen que sacudirse varias cuestiones: la reforma del Estatut, garantizar como sea la tregua indefinida de ETA, encarrilar la normalización de la cuestión vasca y mantener a raya a la impresentable derechona. Excesiva labor.

La mesa de partidos comenzará su andadura con Batasuna ocupando una de sus sillas, y sin el PP. Para ello ETA habrá tenido que moverse, por lo que es posible que la especulación de la cadena eclesiástica sea creíble. Si hay tregua se desmorona el principal argumento de la derechona, por lo que carecerán de argumentos par no ocupar su silla vacía. Así se conforma el elemento principal del procedimiento: los participantes en la mesa de normalización.

Punto segundo del procedimiento: ¿de qué temas hablamos? ¿Qué límites y condiciones ponemos?

1 Comentarios:

Blogger Zarrato dijo...

Como dices, son momentos en los que todo se presta a la especulación. Casi todos los partidos ven que estamos a las puertas de un cambio sustancial en el escenario: el final de ETA y con ello el final de un factor que desde hace muchos años viene desenfocando la foto de la politica vasca ... y estatal.

Soy de los que cree que el final de ETA va a ser consecuencia de su propia caducidad. Con independencia de lo que la presión policial o el apartheid al que se ha tratado de someter a la organización y a su "entorno", creo su propio desengaño es un factor fundamental en ese final del que ahora tanto se habla.

Con la excepción de la derechona (y es que cada vez se merece más ese apelativo) y de su "entorno" (también ellos tienen su entorno), todas las fuerzas políticas andan en lo mismo: primero ver cómo venden su papel en la "facilitación" de la paz y la normalización y, en segundo lugar, buscar su sitio en la foto que quede después del final de ETA.

Los que se dicen constitucionalistas se quedan definitivamente sin el discurso de miedo. La existencia de ETA les ha servido hasta ahora como argumento para no atender las reivindicaciones de autonomá y/o autodeterminación formuladas desde Euzkadi. Ese argumento habrá decaído, ya no sirve...

A los nacionalistas se les difumina el umbral hasta ahora nítido de la apuesta o no por las vías democráticas. Deberá definir dónde ponen el listón de sus demandas políticas.

A la actual izquierda abertzale le toca abandonar su cómoda estrategia de demagogia y victimismo y y dejar de jugar a la contra, para tomar la iniciativa y hacer verdad las propuestas formuladas en los últimos meses.

Y, finalmente, a todos les toca buscar, a la vista de la falta de mayorías suficientes, "compañeros de baile".

16 septiembre, 2005 17:51  

Publicar un comentario

<< Home