Maletines celestiales


San Mamés, mártir

San Sebastián

Hey, hey,… un poquito de juego limpio, que en estos días somos varios los que andamos con el agua al cuello y no es momento de hacer trampas…

Rulan estos días en la red, especialmente en algunos blogs de obediencia rojiblanca, las llamadas a buscar la complicidad de los santos del cielo de cara a la permanencia del Athletic en la primera división del fútbol estatal,...

... y eso podría poner en franca (¿o santa?) desventaja a la Real Sociedad, a quien su "descreída" afición le obliga a afrontar la decisiva jornada de esta tarde sin ningún tipo de “refuerzo celestial”. Así que, o desde Donostia se promueve un novenario rápido al mismísimo San Sebastián, o habrá que denunciar los "divinos maletines" que pueden falsear los resultados de esta tarde.

En cualquier caso, vayan, desde esta tribuna gasteiztarra, nuestros mejores, sinceros y terrenales deseos, tanto a la Real como al Athletic…

Etiquetas:

3 Comentarios:

Blogger FÍGARO dijo...

Sea lo que sea, San Mamés se ha portado. Hasta ha hecho que el Levante se meta un gol en propia puerta (Serrano) para inaugurar el marcador. Quizá que lo metiera el Athletic era demasiado milagro, incluso para San Mamés; Bueno sí, luego ha estado el gol de Gabilondo. En fin que ¡salvados! .... por este año.

La otra cara de la moneda es el descenso de La Real. Contra la imagen que se ha podido dar en algunos lamentables episodios de los últimos tiempos, lo cierto es que para los socios y aficionados del Athletic, la Real Sociedad era algo así como nuestro segundo equipo.

En el viejo San Mamés, y durante los partidos del Athletic, había un marcador simultáneo en un córner, donde un empleado iba poniendo a mano los resultados de los demás partidos de liga de la primera división, a medida que se marcaban goles. Todo San Mamés aplaudía cuando marcaba la Real. Las dos ligas que ganó la Real al principio de los ochenta, en la era Arkonada, fueron festejadas en Bilbao como propias.

El padre de la actual presidenta Ana Urquijo, Rufino, que fue también directivo del Athletic, era tan aficionado al futbol que era socio de los dos clubes, y así un domingo iba a San Mamés, y el siguiente al viejo Atocha.

En fin luego ha habido roces inexplicables entre las dos formaciones: Prepotencias de ciertos directivos, intereses oscuros de cierta prensa, guerras de fichajes en la misma cantera y pesquerias de uno en los caladeros del otro. La chavalería más descerebrada y fascistoide fue movilizada por unos y por otros, viviendose escenas que mejor es olvidar.

Pero para los rojiblancos, la permanencia hoy tiene un sabor agridulce que hace que la alegría no sea completa. Y la liga del año que viene será aburrida sin el "derby"

¡Por favor txuriurdines, subid pronto!¡Os necesitamos en primera!

(Y no es que me olvide del Alavés, lo que pasa es que al haber estado pocos años en primera, no se ha creado la misma tradición)

17 junio, 2007 22:42  
Blogger El nieto de Sabino dijo...

De acuerdo en todo, menos en lo del "Alavés". Este es un negocio de un extraño millonario procedente de un lugar donde las mafias campan a sus anchas.
Los responsables de la venta de la empresa "Alavés" deberían ser desterrados.

19 junio, 2007 17:39  
Blogger FÍGARO dijo...

El Alavés subió a Primera en la misma temporada que el Athletic celebró su centenario. Personalmente me gustó mucho más ese "regalo" de cumpleaños (Un equipo vasco más para el derby) que no la fantasmada con sabor a rancio y a ostentación de nuevo rico del show de Pavaroti en San Mamés.

En cuanto al resto de tu comentario, llevo algunos años trabajando en Gasteiz, y he aprendido que de algunos asuntos los bilbainos no debemos opinar, porque aunque lo hagamos con la mejor fé del mundo, siempre parece que echamos sal a la herida, o que vamos de fantasmas, ya sabes, la prepotencia, el bizkaitarrismo, el creernos que no se que....

20 junio, 2007 14:24  

Publicar un comentario

<< Home