Los 5 puntos de Loiola


El PNV necesita un candidato de consenso y una estrategia pactada para los próximos cuatro años. No debe ser candidato ninguno de los que protagonizaron la pugna de hace cuatro años, y que al día de hoy continúa latente. Los acontecimientos les han superado. Es decir: ni Imaz ni Egibar. Aún más: no tiene porqué ser (no digo que no deba ser) alguien que ahora mismo sea miembro del EBB, por estar directamente implicados, ellos también, en la falta actual de consenso, unidad o cohesión (tanto da) interna.

En cuanto a la estrategia política quiero recuperar una idea del artículo de Ramón Zallo Dos estrategias: “O se hacen las alianzas desde un programa, o el programa se hace a partir de unas alianzas.” Idea desarrollada justo en los dos párrafos anteriores:

O una 'soberanía compartida' como resultado, o como punto de partida.

La primera alternativa parte del derecho soberano a decidir y de la prudencia de saber que luego hay que pactar y que el resultado será una soberanía compartida, que se querría en régimen de bilateralismo obligatorio mutuo para todas las decisiones que nos afecten. Y ello en la creencia de que hoy la independencia no estaría a la orden del día o al alcance (sea por peso social, criterio o contexto).

La segunda alternativa supone, en cambio, no creerse del todo un sujeto de decisión ni que sea necesaria una acumulación de fuerzas, lo que trae consigo ir debilitado a una negociación. Es más, más que negociar se trataría de saber dónde están los límites de la contraoferta"
.

Tengo la sensación de que los contenidos de los dos discursos de Imaz (Sabin Etxea) y de Egibar (Mutriku) del día de San Ignacio son complementarios, responden a las dos tradiciones políticas históricas jeltzales y, además, están recogidos, someramente, en los cinco puntos del documento Bases para el diálogo y el acuerdo político, elaborado y casi aprobado por Batasuna, PSE y PNV en las conversaciones de Loiola. El primer punto relativo al carácter e identidad del Pueblo Vasco; el segundo trata sobre los mecanismos que posibiliten la adopción de decisiones a la ciudadanía vasca; el tercero establece los derechos de la ciudadanía; el cuarto, la articulación territorial; el quinto, y último, habla de la incorporación de acuerdos al marco jurídico y refrendo.

Si el acuerdo sobre esos cinco puntos estaba muy avanzado y sólo la intervención de ETA a última hora echó por tierra todo el trabajo realizado, quiero recuperar aquí lo expresado, también por Ramón Zallo, en el artículo Una (posible) hoja de ruta sobre la importancia de los cinco puntos descritos:

Un primer paso multipartito. El único documento que fue común a la mesa entre Batasuna, PSE y PNV, y antes de que ETA interfiriera, es el no publicado, de octubre del 2006 y que lleva por título de "Bases políticas del futuro acuerdo". Como es imposible hoy volver a sentar a los tres, podría ser interesante que ese documento se convierta en multipartito. O sea, que lo valoren EA, Ezker Batua, Aralar, EHAK y… el PP.

Un segundo paso, sería su consideración posterior en el Parlamento Vasco, para su desarrollo y mejora, y su eventual aprobación por mayoría absoluta. Otra vía podría ser una pregunta pactada para su consulta a la ciudadanía estando todos a sus resultas. Un tercer paso, su consideración (una u otra fórmula) a consulta social.
Se supone que PSE, PNV y Batasuna, artífices del mismo, no dirán ahora que aquel documento solo valía porque había tregua o era su precio. Eso sería tanto como vincular la paz a la negociación política. Se supone que todos quieren dar una salida al contencioso porque lo hay, y no porque ETA esté o no en tregua o lo pida. ¿O no?


Ahora ya conocemos el contenido del documento. Documento que contiene el No Imponer/No Impedir referido a las sensibilidades políticas de este país y a la obligación de pactar; y también reconoce la identidad nacional del Pueblo Vasco y su derecho a decidir libre y democráticamente su futuro.

Soy consciente de que la elaboración de una Ponencia política es, formalmente y por contenido, distinta a la elaboración de un documento político que tenga por objetivo llegar a un acuerdo o pacto estructural que desbloquee el actual impasse y posibilite la superación del conflicto político de Euskal Herria. Pero, con todo, queda dicho que los cinco puntos tratados en Loiola tienen mucho recorrido.

Etiquetas:

7 Comentarios:

Blogger michel dijo...

Totalmente de acuerdo con la primera parte. Eso sí: tanto Imaz como Egibar deberían alejarse de cualquier cargo interno durante al menos cuatro años. Eso incluye, claro, la presidencia del GBB.

No estoy tan seguro de que el próximo presidente del EBB no deba pertenecer al actual Consejo.

P.D.: Arzalluz debería hacer lo que hace Felipe González: meter la pata de ciento en viento.

02 agosto, 2007 18:47  
Blogger Indarkide dijo...

Recriminan con cierta frecuencia al PNV una supuesta equidistancia entre ETA y los españolistas. Y digo recriminan porque equidistancia y objetividad no son lo mismo, aunque se suelen confundir, siendo lo segundo una virtud y lo primero una posición parcial.

Pues en esto no, pero desde luego en otros temas si que hay quien pretende posiciones equidistantes dentro del partido, por lo visto.

A veces incluso se me pasa por la cabeza que sería bueno que se presentansen ambos dos de nuevo, a ver que pasaba.

02 agosto, 2007 18:57  
Blogger Osaba dijo...

Si se quiere que el consenso sea real y no de boquilla, ninguno de los actuales miembros del EBB debería optar a la presidencia. El que no despierta resistencias, despierta rechazo. Habría que buscar fuera el mirlo blanco, si es que lo hay.
Otra opción sería que un "alma", "sector" o como le llamemos proponga el presidente y la otra disponga de mayoría en el Consejo y el portavoz. Y la ponencia con sus alternativas, se lleva a debate descarnado. Que hable la afiliación.

02 agosto, 2007 22:52  
Blogger El nieto de Sabino dijo...

No se pueden cerrar heridas en falso, como en los 80. Que se presente quien quiera y que gane aquel que decida la afiliación. Eso sí: esta vez sin paños calientes: quien pierda, perderá con todas las consecuencias. Con todas.
Esta vez cada candidato deberá ir a las elecciones con la cuenta de resultados.

03 agosto, 2007 09:06  
Blogger MENDEXAKOTXANGURRUE dijo...

Huyyyyyyyyy que miedoooooooooo.
Nieto no nos asustes.
Pareces el nieto de Himmler.

04 agosto, 2007 01:07  
Blogger michel dijo...

En los últimos treinta años, las "grandes diferencias internas" del PNV ha sido siempre cuestión de personas. O dicho de otra forma, cuestiones personales.

Y siempre ha sido así. Por lo que yo se, poco antes del comienzo de la guerra, también sucedían cosas de este pelo. Mi abuelo que era de Juventud Vasca de Errenteri, compañero de Luis Mitxelena y Eusebio Zubillaga (menudo rollo nos metía con estos dos!), contaba siempre que algunos jóvenes del pueblo decidieron irse con Gallastegi, y que ellos no lo hicieron porque salieron pronto al monte con Joseba Rezola a parar a los que venían de Nafarroa.

En los últimos treinta años y, sobre todo tras la desaparición de Ajuriaguerra, de nuevo, las grandes diferencias estaban en lo personal. Desgraciadamente, en donde realemente está la solución, surge el Problema.

Parece claro que, en estos cuatro años, Imaz y Egibar no solo no han logrado solucionar los "problemas internos" sino que, aparentemente, los han acentuado, con desastres electorales. Pues que se vayan a casa: ¡cuanto antes, mejor!.

Y, para el futuro, todo el mundo debería tener claro que todos los cargos internos tienen fecha de caducidad cierta. Por lo que sea, hemos creado costumbres que son leyes, y, en nuestro caso, tenemos un presidente del GBB que lleva ¡17 años en el cargo!. Y, de esta forma, Egibar, o quien sea, pierde toda perspectiva con el resultado final por todos conocido. En Gipuzkoa, ¡hemos perdido las elecciones!.

05 agosto, 2007 10:45  
Blogger FÍGARO dijo...

¡Ojalá se presentaran no dos sino diecisiete candidatos, con veinticinco ponencias!

Y que se discutieran todas en profundidad, y en plano de igualdad y sin hacerse mala sangre.

y que al final triunfara un candidato con una ponencia, posiblemente con enmiendas aceptadas y consensuadas de otras que la enriquecieran.

Y que una vez tomada la decisión, ese fuera el candidato y la ponencia de TODOS, y a partir de ahí todos remando juntos en la misma dirección consensuada del mismo y único Partido.

Y todo ello sin que ningún "intérprete" o aparatchik o comisario político fuera por los Batzokis diciendo: "El Partido quiere que se vote a Fulano, y que triunfe la ponencia X, y eso es lo que tenéis que hacer..."

Y los que perdieran, lo hicieran con todas las consecuencias ...... que no serían otras que tener que aceptar y promover y defender LEALMENTE en adelante las ponencias y candidatos aceptados y votados por la mayoría.

Y eso es lo sano, y eso es normalidad, y eso es democracia interna.

Y lo contrario es dirigismo y mangoneo y dictadura de una estructura que no acaba de madurar y sacudirse el lastre militarista de la época de la clandestinidad, cuando cualquier matiz a la oficialidad era constitutivo de alta traición.

Porque si solo hay una ponencia de consenso, es porque el debate se ha producido ya previamente entre los "sabios" del sanedrín, que han decidido ya lo que hay que votar, y el camino que hay que seguir.

Y entonces, el presentar la ponencia a debate, es una mera puesta en escena para disfrazar con ropajes democráticos la decisión ya tomada de antemano en las altas esferas, por aquellos gurús que saben lo que nos conviene mejor que nosotros mismos, pobres coitaos, que no sé que haríamos sin ellos.

¡En fin!, que todo esto no es una crítica al PNV, porque desgraciadamente pasa en todos los Partidos, y en otros muchísimo más.

Por último, estoy seguro que el Nieto no ha querido decir lo que puede entenderse que ha dicho, (Y que mal interpretado, desde luego da miedo) y que tampoco está de acuerdo en que los perdedores del debate interno de un partido acaben expulsados o condenados al ostracismo absoluto, como ha pasado en otros partidos que nos son tan cercanos....sino que lo que quiere decir es que los perdedores del debate, se sumen lealmente a la opinión de la mayoría, y a trabajar en la dirección consensuada por todos, en vez de dedicarse a poner palos en las ruedas, y a conspirar, y etc.

Bueno, que ya sabemos todos de lo que estamos hablando.

Primero mucho debate, limpio, amplio, sin condiciones y sin exclusiones, participando todo el mundo y a cara descubierta. Despues, y una vez tomada la decisión, todos en plan Fuenteovejuna, trabajando honradamente en la dirección consensuada y sin salirse del guión.

En fin, que es solo una humilde y cándida opinión.

08 agosto, 2007 01:03  

Publicar un comentario

<< Home