50%


¿Qué grado de legitimidad otorgaríamos a una participación de un 45% en las elecciones autonómicas de 2009? Supongo que los analistas de uno y otro color cuestionarían sus resultados, argumentando para ello un absoluto desinterés de la ciudadanía por la cita electoral y por sus consecuencias en su vida cotidiana. Muchos cargarían sus tintas sobre la clase política y el hastío que produce, en ese hipotético supuesto, sobre la mayoría absoluta de la población. ¿Alguien se ha puesto a pensar sobre el 35% de participación en las asambleas locales más concurridas del PNV? ¿Alguien ha reflexionado sobre la legitimidad de los acuerdos adoptados en franca minoría respecto de los ausentes?

El que quiere, puede votar. Argumento fácil y estéril. ¿Porqué no lo hacen? Un 45% de participación sugiere, sobre todo, un enorme hastío de la gente y una gran indiferencia respecto aquello que se vota. Si eso opinamos de un 45%, ¿qué no diremos de un 30%? De todas formas, hay algo que no me cuadra. Me explico. Los afiliados pagan una media de 80 euros anuales. Si continúan haciéndolo año tras año es porque algo sienten por unas siglas. Algo que les anima a seguir cotizando religiosamente y no darse de baja. Luego, no existe despreocupación, hastío o indiferencia hacia unas siglas o una ideología.

Los dirigentes de cualquier partido, y también del PNV, debieran marcarse un mínimo porcentaje de participación para que las decisiones asamblearias tuvieran valor y entraran en vigor. Yo colocaría el listón en un 50%. Acuerdos adoptados con menos de ese porcentaje quedarían automáticamente invalidados. "¡Tu estás tarado!" me diréis casi todos. Puede que sí, puede que no. Quien paga su cuota anual es porque la causa le tira. Hay que acudir a él y encontrar las vías para que participe. Las razones por las que no acuda a las asambleas pueden ser muchas y variadas.

Están los que han sido marginados en las disputas internas: un montón. Están los colocados, que una vez en el machito pasan de vulgaridades como acudir a las asambleas. Están quienes creen que no hay quien aguante las asambleas por lo pesadas que resultan. Los hay quienes, después de mucho trabajar y poco recibir, están hasta los cojones. Otros se apartan porque al no entrar en los circuitos selectos se han sentido solos y sin elementos de tracción. Por fin, hay una gran mayoría que si se le diera la posibilidad de votar en casa, lo haría.

Pues todo eso hay que valorar y tratar. Y, si es preciso, habrá que habilitar el voto por correo. Igual así llegamos a un 70% y merece la pena.

Etiquetas:

4 Comentarios:

Blogger Paparroiak dijo...

Lo que es urgente es cambiar el sistema de votación interna. Abriendo colegios durante un día entero y permitiendo, por ejemplo, el voto por correo. Como ocurre en las elecciones políticas, sindicales, de club de fútbol,...

18 octubre, 2007 08:00  
Blogger Antxon Garrogerrikabeitia dijo...

Lo de la participación depende del rgado de acomodo del participante. En comunidades que llevan cientos de años haciendo uso de elecciones para intervenir en la vida pública, es normal que la aprticipaicón baje a esos niveles. En Euzkadi, donde se lleva votando en las autonómicas desde el 80 me aprece, sería escandalosamente bajo. Y ya sabes que eso no pasará. Los vascos votan mucho. También el eterno ambiente de polarización aydua mucho. Eso de votar en cotnra de algo más que a favor de algo. Ya se vio en 2001.

En cuanto al proceso interno del PNV, no estoy muy puesto sobre cómo funciona. Pero sí que me parecería escandalosa esa cifra, ya que cuando alguiene stá afiliado se le presupone inclinación a ser activo en todos los procesos internos

Geroarte! Gora Euzkadi! Ta Gora Euzko Alderdi jeltzalea! :D

18 octubre, 2007 15:45  
Blogger aitor dijo...

Municipales 07 40% abstención
Autonómicas 05 30%
Refederdum 05 60%
Europeas 04 50%
Generales 04 20%
Municipales 03 22%
Después de estos datos, preguntarse que es lo que hace que la gente se quede en casa, es tan complicado como analizar el momento particular de cada elección.
El ambiente que se vive, el día que hace, la tensión política, los problemas laborales, los escándalos, los candidatos, etc.

Personalmente, creo que la gente participa cuando ve que el tema es necesario, vamos que votan cuando lo consideran importante, los motivos de esa importancia, ¿cuales? varios y diferentes.
De todas estas, la media nos pone en un 37% de abstención. Creo que es una cifra razonable, pero tenemos varias elecciones de un 20% , las cuales coinciden con periodos convulsos y de máxima expectación.
En lo referente a lo interno, puede que discrepe, no creo que sea lo mejor que la afiliación con derecho de voto y obligación de militar, solo vote, hace que los que trabajan se molesten con todos aquellos que mueven personas para su beneficio. Mejor seria buscar que la participación se elevase en todo. Personalmente, no hay cosa que mas me joda que cuando vienen la gente "pintxo pintxo", vota y se pira tal cosa. Les preguntas y te dicen "no, es que me han dicho que dice el partido", no seria mejor oír, conocer la realidad y votar en conciencia.

19 octubre, 2007 09:21  
Blogger R. Gómez Iñigo dijo...

En relación con la participación de los ciudadanos en cada cita electoral: 1.- Es normal que exista tanta abstención como hay, porque el electorado observa que lo que dicen los resultados electorales, luego lo enmendan las planas mayores de los partidos políticos (veáse Navarra, tras el 27-M; veásen pueblos y cuadrillas de nuestra Alava). No puede ser que lo que vota un pueblo se defraude por pactos políticos que luego no tienen en cuenta los intereses y problemas de los vecinos de cada pueblo.
2.- Es normal que haya tanta abstención porque no se sabe a quién se vota en el número 3 de la "plancha" y los elegidos no son responsables ante el electorado. Listas abiertas ya !
3.- Es normal que haya tanta abstención porque el electorado está harto de tanta "fachada (itxurakeria)" y que los políticos profesionales les miren con desdén desde su torre de marfil. Mandatos limitados a dos legislaturas.

En relación con la vida interna. 1.- Es normal que la afiliación no participe, porque las asambleas se "dirigen" por los políticos "profesionales".
2.- Es normal que la afiliación no participe porque, y a pesar de que se debata mucho, el debate no se convierte en praxis.
3.- Es normal que la afiliación no participe porque legítimas decisiones tomadas por las asambleas municipales dentro de su competencia estatutaria, se ven enmendadas por la ejecutiva regional en aras de interes superiores. Y luego cuando vienen mal dadas en los pueblos, no hay burukide regional que ampare al afiliado.

19 octubre, 2007 19:09  

Publicar un comentario

<< Home