Dos parlamentarias “frente a ”


A decir verdad me han entrado dudas de si Elixabete era parlamentaria, ya que de El Correo se podía deducir que es otra su profesión: "Su nombre ha sido promovido por el entorno de X. Arzalluz, con cuya familia está vinculada laboralmente." Mala fe y mala leche la de Vocento. Ellos van a lo suyo. Con todo: Elixabete Piñol se postula como candidata al BBB. Bien por ella. Bien por Gema González de Txabarri si hace lo propio al GBB. Pena que los habituales amigos del nacionalismo hablen de frentes, en vez de alternativas. Pena también que en Álava, Navarra e Iparralde podamos encontrarnos ante una única lista.

Lo primero que tienen que hacer las territoriales salientes es rendir cuentas de la labor realizada. Por otra, quienes opten a ellas, sean oficialistas o alternativos, no sólo deben ceñirse a la presentación de una lista. Deberían presentar un programa para los próximos años, junto a una estrategia de actuación. Si todo se reduce a un cuestión personal será un fiasco, uno más. Estos días me he acordado a menudo, después de observar ciertos comportamientos post-electorales (elecciones de mayo), de aquella frase de Txema Montero: “El PNV se ha convertido para demasiada gente en el cauce de una promoción personal o política. Hace poco, hablando con un alto dirigente jeltzale por el que siento gran admiración, y que había sido reelegido, le pregunté: ¿Bueno, qué? Bien, me contestó, porque ya he hecho las dos cosas que tenía que hacer: elegir mi equipo y recolocar al anterior.”

Y acto seguido apostillaba: “Esto se puede hacer en dos legislaturas. A la cuarta, o te inventas trabajos para esa gente o el país está burocráticamente sobredimensionado. Otro problema es que bastantes de los dirigentes o cargos públicos son políticos de profesión. No podrían trabajar de otra cosa. Esto me produce un sudor frío.” Hago mía su reflexión, salvo en lo referente a los políticos. Siempre los ha habido, y los habrá. Me preocupa su entorno, más interesado que político. Me diréis que esto no viene al cuento. Sí, claro que sí viene. El carácter endogámico del PNV se está desarrollando más allá de lo admisible. Y ello es posible por dos elementos: 1) Acaparación ininterrumpida del poder institucional que posibilita lo comentado por Montero; 2) Disminución de la participación de la afiliación en los asuntos internos, que trae consigo la proliferación de élites inalterables y estructuras eternas y parasitarias. Ya tiene, ya, trabajo el nuevo EBB, si es que tiene voluntad para ello.

Lo primero que deben hacer las territoriales y el nuevo presidente del EBB es impulsar la presencia de varias listas de candidatos, desterrando (incluso estatutariamente) la posibilidad de una única plancha oficialista. Deben acudir a la afiliación, por todos los medios a su alcance, y convencerla para que participe en los procesos internos. Deben plantearse seriamente la posibilidad del voto por correo y el voto delegado. Habría que habilitar oficinas para el voto durante toda una jornada o, incluso, todo un fin de semana.

Que exagero diréis. ¡Ah sí! ¿Porqué? ¿Acaso nuestros máximos dirigentes no acudirán a la afiliación para que no se quede en casa en las Elecciones Españolas, al igual que lo hicieron en las mayo, y que lo harán en las autonómicas? ¿Por qué no hacen lo mismo en las internas? ¿Son menos importantes? Son las más importantes. Son las que deciden quiénes nos van a mandar a nivel interno, las que auparán a quienes elaborarán las listas para las autonómicas, las listas para cargos de la Diputación, de los organismos oficiales, y tantas listas más.

Porque en el fondo se trata de eso, de elaborar listas, de meter a unos y sacar a otros. Ya me gustaría que se encargaran de otros asuntos. De que se cuestionara sobre la marcha del territorio y del propio Partido; de que se procurara aplicar el Plan de Uso del euskara; de que desde ya empezara a plantearse sobre quiénes optarán a las principales instituciones territoriales en el futuro. La política no sólo puede tener como objetivo el perpetuarse y moverse en redes horizontales como nos recordaba Imaz en Girona. Sí, en redes horizontales: hoy estoy en el Parlamento, mañana en el Gobierno, al siguiente en la Diputación; y cuando me retire, en el Consejo de Administración de alguna Caja de Ahorros. La política debe ser algo más que eso.

Por eso clamo por la pluralidad, por la democracia, por las listas alternativas, por la participación de la afiliación, por introducir caras nuevas. Por eso aplaudo a Piñol y a González de Txabarri (si se presenta), y animo a otros a que no se amilanen en Álava, Navarra e Iparralde. Ganaremos todos, sin excepción.

2 Comentarios:

Anonymous Enrique dijo...

¿No eras tu quien decía que era fácil hacerse con el poder? ¿Puedes explicarme el cómo?

28 noviembre, 2007 09:20  
Anonymous Anónimo dijo...

Estoy bastante de acuerdo con el aritculo, es hora de hacer politica de verdad, de tomar en serio a la afiliación y de creer en su criterio un criterio que sólo será valido si puede ejercerse en libertad, sin utilización del poder para anular la libertad de las bases de nuestro partido. En Bizkaia Piñol debería tener la misma oportunidad que Ortuzar para llegar a la afiliación y que nos cuenten su proyecto que quieren hacer en el BBB y que el afiliado pueda votar sin presión lo que realmente elija pero para eso hace falta informar al afiliado y que entre nosotros nos comportemos como personas. Pero eso parece un sueño teniendo en cuanta la forma en que hemos abierto el proceso del bbb no parece que estemos cambiando seguimos como siempre ...

02 diciembre, 2007 16:50  

Publicar un comentario

<< Home