Del “¿tocaba irse?” al “otro pacto para Gipuzkoa”


Xabier Albistur está dolido y resentido (no digo que lo sea), y se le nota. En su escrito de despedida "Eskerrikasko eta agur" se preguntaba si le tocaba irse. Una pregunta que en política debiera estar desterrada por poco ética. En teoría, en política no se está ni por oficio ni por beneficio, sino por apego a unas siglas, a una causa, y siempre temporalmente. Claro que, sólo en teoría. La realidad es bien distinta. Albistur se respondía con un “sin duda, no”, después de afirmar que el recurso a la renovación no es más que un eufemismo, que esconde otra realidad: quienes tienen la potestad de postularle o no para un cargo han decidido prescindir de él. Anteayer concedió una entrevista al Diario Vasco, donde, entre otras interesantes respuestas, daba la siguiente: “Sí, creo que Egibar debería dar el paso que dio Imaz, pero también con conversaciones y diálogo entre las partes.” Personalmente, discrepo.

Hay que distinguir en la carta de despedida y en la entrevista dos partes: la relativa a la situación interna del Partido, fundamentalmente en Gipuzkoa; y la relativa a la necesidad de un pacto en Gipuzkoa que, parece ser, debiera tener como finalidad la salida de Egibar de la presidencia del GBB. Hay que aclarar previamente que este tipo de escritos y declaraciones se realizan, ¡es lo triste!, cuando a uno le han descabalgado; y no antes, que es cuando resultarían verdaderamente relevantes y demostrarían la verdadera personalidad y carácter del discrepante. Así, después de lo ocurrido, resultan sospechosas las aseveraciones, por “afectadas”.

Sea como fuere, admitiré que que hay crisis "soterrada" en el seno del PNV, pero no como el dice “... fundamentalmente en Gipuzkoa”. Es sólo parcialmente cierto. Antes de nada, y por eso de que mal de muchos (...) hay que decir que todos los partidos están en crisis, en crisis de militancia y de implicación. Afecta, casi por igual (no conozco bien los casos de Iparralde y de Navarra), a Álava, Bizkaia y Gipuzkoa, sólo que, por razones por todos conocidas, ha habido mucho interés en visulizarla en un único territorio. Es cierto que “la militancia calla y se inhibe, no está informada y no pregunta.” ¿Sólo en Gipuzkoa? No, también en el resto de los territorios.

No entraré en valorar las loas a Josu Jon Imaz, en detrimento, parece dedurcirse, de Egibar y del actual presidente del EBB, Iñigo Urkullu, ya que si se afirma que con la salida de Imaz el PNV “ha perdido una importante influencia en el Estado y en Europa”, quiere también transmitir la idea de que quien le sustituye no será capaz de mantener esas vías de conexión (…) también con España, hay quien “hay que convencer”. Tampoco coinciden del todo Urkullu y Albistur cuando ésta afirma que “En estos cuatro años el PNV presidido por Imaz ha sido influyente, respetado y reconocido en la política española, por el gobierno y la oposición”. Y lo digo porque este fin de semana Iñigo Urkullu ha declarado, en entrevista concedida a El País que “En el halago a Imaz ha estado la trampa.”

Volvamos al hilo del artículo. Con el pacto para la elección del presidente del EBB y ocho (de trece) de sus miembros ha sido más que suficiente. No se trataba de esconder la mierda, que la hay. Algunos hemos reclamado justo lo contrario al consenso para las territoriales: confrontación de ideas diferentes (si es que las hay) y de personas (que seguro que los hay). Espero que esté resultando así, aunque, bien es cierto, que de lo poco conocido, tengo mis dudas. En Gipuzkoa todas las corrientes (aunque parezca sarcástico, en el PNV no se admiten corrientes organizadas internas) han tenido, y aún tienen, la posibilidad de presentar a sus candidatos en las asambleas. Todas. Otro cantar es que los descontentos, los marginados y demás hayan optado por inhibirse. Gran problema éste, sí, quizás el más grave, pero irrelevante en el contexto que nos ocupa. Lo preocupante es que no pudieran presentarse. Ahora bien, ¿cuánto tiempo han tenido las alternativas para presentarse en condiciones, siendo como es el sistema electoral totalmente favorable al aparato?.

Otro tema es que quienes estén llamados a presidir las territoriales (a estas horas ya se sabrá quiénes son) opten por incluir en sus ejecutivas gente de otras tendencias personales o, si se prefiere, ideológicas. Sería lo deseable y conveniente. Es lo que hay que hacer. Con descabezar a Egibar, a Gerenabarena o a Urkullu no se consigue nada, si quienes les vayan a sustituir van a resultar personas de la misma cuerda, por eso que el propio Albistur menciona: “La política se ha convertido de alguna manera cada vez más en aparato y esos aparatos muchas veces, con la preocupación de poder, lo que hacen es perder cierto contacto con la sociedad.” ¡Bingo! Albistur, pero has sido algo eufemístico, ya que se podía haber sido más punzante en esa afirmación, que comparto.

PD: Por un error publiqué ayer, temporalmente, este artículo, cuando aún estaba en fase de borrador. Mis disculpas a quienes accedieron a él y hoy puedan encontrarse con alguna modificación respecto de aquél texto.

4 Comentarios:

Blogger Indarkide dijo...

Nadie debía ni debe dimitir. Estas cosas hay que debatirlas y dirimirlas en las elecciones internas.

Ahora, por pudor y ética, tal vez algunos deberían replantearse su situación.

11 diciembre, 2007 18:39  
Blogger tximino dijo...

Pues yo he sacado otras conclusiones interesantes de las palabras de Albistur:
- En Gipuzkoa no ha existido autocrítica para los pésimos resultados electorales.
- Crítica para el tripartito. Me parece que dice las cosas bien claras.
- Falta comunicación con la sociedad
- Falta comunicación en los batzokis. Albistur habla de militantes del PNV callados y desinformados
- Hay crisis del PNV fundamentalmente en Gipuzkoa. Y no por motivos ideológicos sino por aferrarse al poder. Más claro agua
- Dice que va a buscar trabajo. Esa actitud me gustaría verla también en muchos otros cargos

La entrevista me parece muy buena y de ella se pueden sacar muchos debates.

12 diciembre, 2007 17:39  
Blogger mendi dijo...

Ah, pero... ¿la autocrítica por los pobres resultados electorales la tienen que hacer en Gipuzkoa?

Coño, yo creí que la campaña electoral la hacían más arriba y que al final lo único que nos queda de la campaña es lo que se dice en radio y televisión.

Y ciertamente, ¡no recuerdo autocrítica alguna sobre la pobreza electoral a la que se nos abocó desde la sustitución de Arzalluz por Imaz!

Jder, si no fueron capaces ni de mantener la coalición con EA!

15 diciembre, 2007 13:35  
Blogger Indarkide dijo...

¿Se nos abocó? ¿A quiénes? ¿Es que te has afiliado? Habla con un poco más de propiedad, por favor.

La estrategia electoral ha sido un triunfo en ciertos sitios, con lo que habrá que plantearse porque ha fallado en otros.
Si en el bar de la esquina con la marca de café X hace un cortado estupendo, habrá que plantearse que es lo que pasa en el bar de enfrente si con la misma marca de café les sale aguatxirri.

16 diciembre, 2007 19:35  

Publicar un comentario

<< Home