"Vamos ganando"


Vamos ganando”, así se expresaba José Luis Elkoro después de haber sido vergonzosamente encarcelado en el sumario 18/98. Elkoro preveía que este pueblo que tiene "cimientos de roca" iba a dar otra muestra de rebeldía en la hora de paro convocada para hoy al mediodía. No sé qué dirán los titulares de mañana. Hasta lo que yo sé ha sido un pequeño fracaso, utilizando términos más bien condescendientes. Soy de los que creen que no podemos admitir que el encarcelamiento de 50 ciudadanos vascos pueda admitirse con total naturalidad. La gente -ni siquiera los más radicales del MLNV- ya no sale de protesta. Tampoco salió el pueblo para protestar las muertes de los dos agentes en Capbreton. La pérdida de músculo no sólo afecta al PNV, el MLNV va perdiendo lo que más réditos le ha dado siempre: la capacidad de tomar la calle. Se acabó.
Ya no sirve el eterno recurso de acusar con eso de que “El PNV está muy contento porque se cierre Egin, (…) porque le beneficia” o que “El PNV no será capaz de llevar adelante su proyecto”. Ahí les duele, precisamente. Iñigo Urkullu ha sido sincero al reconocer que durante las negociaciones de 2006 fueron invitados al segundo plato, por habérseles indigestado el primero a Batasuna y a PSOE. Fueron de apafuegos, y salieron para ingresar en la Unidad de Quemados. Entraron con la propuesta de Anoeta de Otegi y salieron con la de Anaitasuna de ETA. No extraña que el PNV reniegue de las oscuras reuniones secretas y reivindique la luz y los taquígrafos parlamentarios.

Dice Barrena que “PSE y PNV preparan un pacto para renovar marcos.” ¿Ojalá esté en lo cierto? ¿Qué tiene de malo? Ya lo intentaron ellos con el PSE, los dos solitos, antes de que acudieran presurosos al regazo jeltzales. Si resultara ser cierta la sospecha de Barrena, no respondería a un propósito muy diferente del recogido en su propuesa de Anoeta: “4.- Compromiso de que el acuerdo tendrá en cuenta tanto la historia como la actual realidad de Euskal Herria. El acuerdo debe contar con la adhesión y el respeto de las distintas sensibilidades existentes en el pueblo vasco”.

Una apuesta, la de Anoeta, que acaba de revalidar Barrena, justo cuando el día en que advierte a quien quiera hacerle caso que “el gobierno español es perfectamente consciente de que sin la participación de la izquierda abertzale no cabe solución alguna al conflicto que vive el país” ¿Por qué Barrena, por qué os creéis imprescindibles? Sólo se me ocurre una respuesta, y, como a mí, a la mayor parte de este pueblo: porque en tu advertencia va adjunta una nada disimulada amenaza de que, indenpendientemente del pacto que pudieran alcanzar otras fuerzas políticas, no hay solución (¿se referirá a la paz?) si vosotros no participáis. Entramos en el quid.

Quid que no es otro que el de dar valor preferente al QUIÉN y no al QUÉ. De tal manera que si los "vendidos autonomistas" del PNV llegaran a un acuerdo en el derecho a decidir y en un desarrollo diacrónico (formulación que se la debemos a Zabalea y Aldekoa) de la cuestión territorial, respondiendo con ello a las reivindicaciones planteadas por la propia Batasuna en Anoeta, en Anaitasuna y en Loiola, no tendrían valor para el MLNV por no ser ellos los agentes principales del acuerdo. Si estamos llegando a esa situación cabría plantearla como muy grave y, además, no valdría ni siquiera para sus huestes. No les valdría que de un día para otro volvieran a la Ponencia Oldartzen para colocar el listón en un punto claramente inaccesible, por ejemplo en el “independentzia eta sozialismoa” o la reivindicación de una negociación directa entre ETA y el ejército español. Todo eso ya pasó. ¿Qué es de Otegi?

2 Comentarios:

Blogger mendi dijo...

Yo con estos análisis veo la misma trampa que tanto gusta a la sra. Azkarate.

Decir que no se movilizan como antes y tal... la verdad, me suena a lo que decía la gente hace escasos años de que "la sociedad vasca dice..." o no dice... Hombre, si tenemos en cuenta que tienen prohibido decir muchas cosas bajo pena de cárcel... no sé qué sentido tiene decir que la sociedad vasca dice esto o lo otro o que no dice lo de más allá.

¿Hay acaso posibilidad de que se diga otra cosa?

Y sobre las manifas (sin dejar de reconocer que efectivamente no hay comparación con lo que vivimos a finales de los 70 o primeros 80, la realidad es que es un sarcasmo que esas cosas las diga la portavoz del gobierno vasco cuando los últimos años hemos asistido constantemente a imágenes vergonzosas de prohibiciones de manifestaciones constantes.

Otra cosa que me suele hacer gracia es cuando la sra. Azkarate dice eso de "el futuro no va a depender de eta porque nosotros somos los dueños de nuestro futuro". Eso ya es como para que le dé a uno la risa, no tanto por lo que diga sobre eta por cuanto que pretenda vendernos que "nosotros somos los dueños de nuestro destino", como si no hubiera abundantíiisimas fuerzas españolas, armadas hasta los dientes de tecnología, espionaje, armas en el sentido clásico del término, más una judicatura que es utilizada como arma ("armas democráticas" que diría la San Gil) precisamente contra la posibilidad de que efectivamente seamos dueños de nuestro futuro.

Otra cuestión que está empezando a dar verdadero asquito es la costumbre que han cogido de esconderse tras ETA para defender el TAV. Ya está empezando a dar por saco escuchar a coro a todos a contarnos la milonga de que los que están contra el TAV no tienen legitimidad y metiendo a ETA de por medio.

¡Ya sólo falta que Gabriel Inclán eche mano de ETA también para descalificar a los huelguistas de Osakidetza!

15 diciembre, 2007 13:31  
Blogger El nieto de Sabino dijo...

Mientras Bilbao hacía la vida normal, seis o siete personas sujetaban una pancarta delante de El Corte Inglés. Unos quince hacían lo propio delante la BBK. Casi todos eran delegados de LAB

Los mayores éxitos los obtuvieron allí donde actuaron los piquetes "democráticos", quemando algón contendor que otro. La ocupación-opresión radical.

El rechazo masivo del TAV ya se ha visto en Elorrio

Cosas que pasan

15 diciembre, 2007 15:42  

Publicar un comentario

<< Home