Imaz, desde Harvard


Siempre me han llamado la atención los escribientes que elaboran sus ensayos, artículos y trabajos en general con un único objetivo: el mensaje final, el del último párrafo; esa traca final con moralina. De tal manera que, leídos, puedes prescindir del resto. Dos ejemplos de dicha práctica son Fernando Savater y Joseba Arregi, dos habituales de Vocento y Prisa, dos animales del articulismo antinacionalista, en función del cual (de sus embestidas) se les remunera. “Y les aseguro, de verdad, que estoy hablando de la política estadounidense” es la última frase del artículo “Compartir país rompiendo fracturas” de Josu Jon Imaz en el grupo Vocento.

Advertencia epilogal que ya se adivina desde el mismísimo título. Tengo para mí que el objetivo elíptico del artículo estadounidense del afiliado jeltzale Imaz, libre de cargas y cargos en el PNV, es, sin embargo, gazpacho o marmitako, español o vasco, que para los dos puede servir. Yo más me apunto al vasco.

El artículo habla de esperanza, y todo él nos remite a su último párrafo:

Frente a una nación dividida en la que la gente muestra cansancio respecto a una política que bloquea los problemas y echa en falta acuerdos amplios en torno a temas cruciales para el país, gana un discurso que busca salir de la trinchera. Que cree en un país con valores que puedan movilizar a la inmensa mayoría de los ciudadanos. Que construya un suelo compartido por la mayoría. Y les aseguro, de verdad, que estoy hablando de la política estadounidense.”

Evidentemente, desde la lejanía, Imaz nos alecciona a los vascos, al PNV. Eso creo yo. Vocento le reclamará más veces, y también entonces será presentado en las cabeceras digitales, con foto incluida. Hoy le cita Bergareche junior "La otra terapia, la de la pomada, es la de la seducción, tomando el término de otro político nacionalista, Josu Jon Imaz". Imaz es un personaje, un político apetecido, sobre todo por el unionismo, por eso de hacer de él un icono del entendimiento inter-nacionalista, entre vascos y españoles; personaje ideal para lanzarlo contra la propuesta de Ibarretxe, aunque sólo sea por sus silencios.

Los escritos de Imaz se cotizan en función de su contenido. Si gustan: ilustraciones y cabecera. Si defraudan, es decir, si por un casual apoya a Ibarretxe: silencio y olvido; no se le necesitará. En Imaz es asumible buena parte de su discurso, no el formato del que se vale para su difusión. Josu Jon Imaz será tentado por los medios del unionismo, con el ánimo de instrumentalizarlo. A Vocento le importa un comino lo que el ex presidente del EBB opine sobre la campaña presidencial americana. En cambio le importan, y mucho, los mensajes implícitos dirigidos a la ciudadanía vasca aquende el Atlántico.

Imaz cita al aspirante demócrata Barack Obama y al republicano John McCain como los candidatos esperanzadores. Dice que Obama es consciente de que "los ciudadanos, sean demócratas o republicanos, comparten mucho más de lo que sus partidos muestran en una descalificación permanente". Un servidor, que sabe que hasta los perros más mimados van descalzos por la vida, se sonroja un tanto ante tan buenas intenciones. Hoy mismo leemos en la prensa que la señora de Clinton y Obama han firmado una tregua de no agresión, para evitar favorecer a los republicanos. No será porque "la corriente Obama" sea un remanso de paz. Es en el domicilio conyugal -en la casa propia- donde residen los grandes problemas, las grandes dentelladas, los desencuentros irresolubles ¡Que se lo pregunten, sino, a R. Gallardon!

Por lo demás, Imaz, por aquí bien. Imagínate que Ibarretxe, quien también transmitía esperanza en su discurso de fin de año "Yo no voy a hablaros de frustración, sino de esperanza", pues que el lehendakari le ha mandado a hacer vientos a alguien con quien tu hacías buenas migas: a Zapatero. Lo sonoro ha sido lo de Urkullu, Imaz. Que dice que, si toca, se negocia hasta con el diablo, que en esto de política debe encontrarse en en los extremos, en ETA o en el PP. Ni corto ni perezoso Urkullu ha soltado eso que tú también conoces "el PNV apoyará cualquier partido que no teniendo mayoría absoluta pretenda gobernar siempre que posibilite poner encima de la mesa la situación del pueblo vasco y de Navarra".

Imaz, no sé si en bromas o en serio, pero tu sucesor al frente del EBB le está echando huevos suficientes al asunto. Seguro que en Vocento y en Prisa no le regalan nada, ni le reclaman para escribir artículos.

1 Comentarios:

Anonymous bizkaiamaite dijo...

Gorospe, porqué no le has recordado a Imaz el tirón de orejas de Ortuzar al diputau General Bilbao por lo de AnV.

17 enero, 2008 17:04  

Publicar un comentario

<< Home