San Valentín en Stanford


El lehendakari estará mañana allí, en Stanford (California). Tenía referencias de la Universidad de Stanford por medio del libro M.A. ElustondoWestern BASQUE Festival” que describe detalladamente la primera y numerosísima (5.000 asistentes) fiesta/concentración de vascos del Oeste americano, celebrada en 1959 en Sparks (Nevada). Cuando al que por aquel entonces era senador Pete Echeverria le preguntaron por el hecho de que los hijos de los pastores emigrantes vascos no quisieran continuar con la profesión de sus padres, aquél respondió: “Mi padre me envió a la Universidad de Nevada, y después a Stanford a estudiar Derecho”. A ese festival, por cierto, asistió un tal José María Areilza, por aquel entonces embajador español en Estados Unidos; el mismo que el 1 de julio de 1937, en calidad de alcalde de Bilbao decía aquello de: “Que quede bien claro esto: Bilbao conquistada por las armas. Nada de pactos y de agradecimientos póstumos. Ley de guerra, dura y viril, inexorable”.




Este señor, que en paz descanse, montón en cólera porque en el salón que los organizadores de la Fiesta de Sparks instalaron para que comieran sus excelencias (también acudía el embajador francés) había una ikurriña junta a las banderas francesa y española. Hubo que retirarla porque el señor embajador español amenazaba con marcharse.

Cincuenta años después los descendientes directos del señor Areilza también pretenden prohibir un acto del lehendakari en Stanford ¡Atajo de fachas!

1 Comentarios:

Anonymous El Nieto de Sabino dijo...

Gorospe:

No es exacta la historia, aunque no andas lejos.

Digan lo que digan, a la fiesta de Sparks, fueron invitados expresamente los embajadores de España y Francia.

La ikurriña la llevó a Nevada Yon Oñatibia que, en aquellos días, además de txistulari del grupo de danzas de Nueva York, era delegado del Gobierno vasco.

En aquellos días, y ya desde los tiempos de J.A. Aguirre, la representación del Gobierno vasco tenía expresamente prohibido realizar actividades políticas vascas en Estados Unidos.

Durante mucho tiempo, la ikurriña fue considerada como algo político-partidista por los propios vascos del Oeste. En el Euskaldunak de Boise, por ejemplo, la ikurriña tardó en izarse unos años después de Sparks, y no sin polémica.

Por otro lado, en la entrada del que quizá sea el mejor restaurante de Reno, hay colgada una gran foto del senador Mac Carran -el que trajo a los pastos en los 50- junto a Franco.

José María de Areilza, un facha repugnante a pesar de sus modelas, fue, sin embargo, un facha repugnante-listo. Los que han intentado boicotear al lehendakari: primero, son una panda de fatxas repugnantes mentirosos y, además, gilipollas.

El lehendakari ha hablado en Stanford, en un inglés por cierto muchísimo más fluido que el de Aznar (antiguo falamgista, hijo y nieto de falangista antisemitas) que anda por las Universidades Americanas sin representar a nadie.

17 febrero, 2008 18:11  

Publicar un comentario

<< Home