Carta desde el 2020


Escribe Aritza.

Queridos vascos del 2008: Aquí en el 2020 estamos muy contentos. La selección vasca de fútbol se ha vuelto a clasificar para la fase final de la Eurocopa, que esta vez se celebra en Eslovaquia. Con un poco de suerte la volveremos a ganar como en el 2016. Sí, en el 2016 Euskadi ganó la Eurocopa 2 a 1 a Alemania. La del 2024 la organizamos nosotros. El partido inaugural será en el Nuevo Sadar y la final en el estadio Olímpico de Bayona.

Así de las cosas mas serias os contaré que en enero de este año (del 2020 para que no os liéis), hemos dejado la presidencia de la Unión Europea y durante este año le tocará presidirla a Dinamarca. En Europa nos han felicitado por lo mucho que hemos impulsado el proyecto de una autentica Constitución Europea. La mayoría de los gobiernos de la Unión nos han felicitado incluido el de España. Solo Grecia y Lituania se han mostrado críticos con el borrador que presentamos.

La economía va un poco peor que hace dos años; éramos el primer País Europeo en todos los ratios de crecimiento, bienestar y tasa de paro mas baja de la Unión Europea. Hoy por desgracia hemos pasado al tercer puesto y en algunas cosas incluso hemos descendido al cuarto puesto.

Si me he animado a escribiros esta carta desde el 2020 es para daros las gracias.

Gracias por defender la democracia y los principios democráticos. Gracias por tener claro que son los ciudadanos y ciudadanas vascas los que deben decidir su futuro en libertad. Gracias por haber comprendido que una sociedad del bienestar es ante todo una sociedad democrática y libre. Gracias por vuestros sacrificios. Gracias por habernos transmitido esos valores que hoy son la envidia de toda Europa. Gracias por creer en nuestro futuro.

Gracias por aquel 25 de octubre de 2008 en que pese a todas las amenazas os hicisteis oír.

1 Comentarios:

Anonymous Raúl Arkakai dijo...

Suena bien, Aritza. ¡Por cierto! Pero para lograrlo tendremos que apelar a la humildad, para que dejemos de defender nuestro proyecto político concreto y nos arrimemos a la bandera común; convicción, para vivir y trabajar como si, de facto, fueramos independientes; y honradez, para cumplir los compromisos que un buen día asumimos en pos de la construcción nacional.

Sobran más explicaciones. Que cada cual saque sus conclusiones.

Eskerrik Asko

28 marzo, 2008 00:04  

Publicar un comentario

<< Home