Rutas paralelas


Hay que aferrarse los dos principios a la vez: el ético y el democrático. Aquí, en Euskal Herria, en una sociedad madura, rica y moderna, en 2008 unos seres humanos matan a otros por razones políticas y por ideología: En esta misma sociedad, unos seres humanos torturan a otros sin piedad; en algún caso hasta la muerte. En nombre del principio ético: un NO rotundo y contundente, ahora y siempre. Aquí, en la Europa de 2008, un pueblo, una nación, de cuya existencia pocos dudan, no puede decidir libremente su futuro. Son hecho constatados. No hay prioridades en los dos principios. Debemos aplicarlos con la misma firmeza, sin que uno solape al otro.

4 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

Conforme. Pero, hay que precisar más. Señalar a quienes impiden realmente decidir el futuro a todos y cada uno de los vascos. Algunos, como Isaías Carrasco, ya no podrá decidir libremente lo que quiere ser. Lo han matado unos, los milis, que conciben la "libre determinación" como DEBÉIS DETERMINAR LO QUE NOSOTROS DETERMINEMOS O SI NO PREPARAOS...
No podemos construir nada (ni fines, ni medios) quienes no respeta esos principios éticos o democráticos. Como dijo el lehendakari su patria (la de los del atentado de Legutiano)no es la nuestra.

18 mayo, 2008 12:24  
Anonymous Anónimo dijo...

Tambien dijo que no hay que dejar que ETA marque el camino a seguir.

18 mayo, 2008 16:41  
Anonymous Anónimo dijo...

Los libertadores siguen sembrado el terror.

19 mayo, 2008 07:52  
Anonymous mazuste dijo...

Decir democracia, como decir paz sin cualidades o destinatarios, poco significa. La paz es clamor que todos pueden reclamar durante los estallidos:
el pacificador llama paz a la rendición del contrario;
el pacifista, se refiere al silencio de los morteros;
y el pacífico, la reclama para el fin de la humillación.

19 mayo, 2008 15:09  

Publicar un comentario

<< Home