Vía propia


A estas alturas nadie entre nosotros puede ser tan cándido como para sorprenderse por el contenido de la información (acta de la reunión del 11 de febrero) publicada por El País: “No hay nada que dialogar con el PNV mientras no esté Batasuna”, que es tanto como decir “(...) mientras no esté ETA”. Esta parte de la información es -a mi entender- cierta, por la endémica prescindibilidad del PNV, y no es cierta la otra parte atribuida a Eguiguren (participó junto a Ares y López en la reunión mantenido con Urkullu, Greaves y Aurrekoetxea): “No vamos a retomar lo hablado en Loiola, aunque Batasuna se rebele ante ETA”. Y no es cierto ya que -tanto si Batasuna se rebela, que no lo hará porque perderían el elemento disuasorio de su existencia (la imprescindibilidad), como si ETA declara otro alto el fuego definitivo- el gobierno español de turno entrará al trapo negociador, y nunca oiremos de boca de Zapatero eso de que “¿qué van a decir los del PNV si sólo negocio con vosotros?”, que es lo que transmitió, pero en otro sentido, a Ibarretxe: "¿Y que dirán los de las pistolas si negocio con el PNV?".



Quienes creen que las cinco reuniones habidas durante 2008 con distintos agentes socialistas no han servido para nada están confundidos de par en par. Han valido para certificar nítidamente que los socialistas, más allá del chalaneo competencial, nos desprecian. Estarán dispuestos a intercambiar con nosotros un par de cromos, incluso algún comodín, pero poca cosa más. Lo trascendente, de tratarse, se tratará con otros agentes, sean estos mayoritarios o no, porque el principio democrático tiene el valor que tienen en estos pagos.

El PNV debe reflexionar sobre la endiablada lógica arriba descrita. ETA actúa para reivindicarse agente sine qua non. De otra forma, sin bombas y sin asesinatos, no adquirirían ese rango. El MLNV es tan consciente de la situación que todos sus elementos se postulan para participar y coadyuvar en el objetivo. Es la única manera que tienen de enseñar mástil, máxime cuando todos sus dirigentes, exceptuados los de LAB, están en dique seco penitenciario.

También el PSE se postula como agente sine qua non. Ninguna vía de solución es factible si no participan ellos. Y con ellos todo es posible: reforma estatutaria, cambios constitucionales e, incluso, el derecho a decidir, displicentemente negado ayer por Rubalcaba: "El gobierno socialista dirá siempre que no al derecho a decidir, es decir, a la autodeterminación".

En ese acta de 11 de febrero también se pone en boca de Eguiguren que éste crea en la derrota policial y judicial de ETA. Puede que sea cierto, aunque lo de las derrotas de ETA es un cuento tan viejo como su propia existencia. De todas formas no cabe olvidar que ETA es un apéndice más de la cuestión vasca, la más violenta en los últimos treinta años, pero no la más relevante. El partido abertzale que conduzca la salida negociada y airosa del conflicto vasco se hará por tiempo indefinido con el liderazgo de ese espacio, y eso lo saben muy bien los del MLNV y los del PSE, de ahí que unos con las imposiciones estatales y otros con los actos criminales se reivindiquen como imprescindibles.

No es fácil, en ese contexto, nadar y guardar la ropa. Será esencial para el PNV mostrar nervio, marcar una vía propia de salida al conflicto. Una vía central a la que puede sumarse quien quiera, siempre y cuando no intente, con su presencia, hipotecala y adueñarse de ella. El MLNV y el PSE están invitados, pero deben tener claro que tanto los unos como los otros debe asumir una doble premisa: la ética y la democrática. ¡Qué menos!

Ese nervio al que aludía en el párrafo anterior deberá hacer frentre a su primer test de fuerza el 27 de junio, y acto seguido el segundo: la probable suspensión constitucional de una disposición parlamentaria. Ahí es donde hay que hacerse fuertes, y poner la primera piedra de la imprescindibilidad.

2 Comentarios:

Anonymous zalakain dijo...

Confieso que todo esto me confunde. Intento entender qué quiere quién, pero acabo perdido. Entiendo que, sobre el papel, visto desde fuera (...), tendría que ser relativamente sencillo ponerse de acuerdo para diseñar una estrategia que haga ineludible la convocatoria de un referéndum de autodeterminación. Es la existencia de tantos frentes diferentes, en los que cada uno echa pestes del otro, lo que complica la situación (visto desde el nacionalismo español: lo que simplifica la situación, ya que no hay acuerdo entre interlocutores).

10 junio, 2008 10:59  
Anonymous Anónimo dijo...

Del Gara

Lakua cree que desgasta al PSOE al criticar que negoció con ETA y no con Ibarretxe
Uno de los mensajes más reiterados por el lehendakari para reclamar una negociación directa con el Gobierno español ha sido que Rodríguez Zapatero ya ha negociado con ETA sobre lo mismo que ahora le propone él. El Ejecutivo de Lakua considera que la reiteración de este mensaje le resulta rentable porque está produciendo un desgaste en las posiciones del PSOE. En este contexto pueden entenderse mejor algunas de las últimas filtraciones y declaraciones.
La insistencia en que el Estado está siempre presto a negociar con ETA sobre el derecho a decidir, pero no con los representantes de la CAV -lo que, en palabras del lehendakari, «habilita políticamente» a la organización armada-, lejos de ser visto como un argumento que debilita la política institucional frente a quienes defienden el uso de la violencia, es contemplado por dirigentes del tripartito como un elemento que permite a la ciudadanía advertir las posiciones intransigentes y contradictorias en las que incurre el Gobierno de Zapatero y el PSOE.
El presidente del EBB no quiso ayer confirmar ni desmentir la información de «El País». Se limitó a señalar que el PNV sigue teniendo «voluntad de acuerdo» en materia de normalización política y no ha descartado «ninguna relación».
Quien no necesitó de ninguna confirmación fue la portavoz del Gobierno de Lakua, Miren Azkarate, quien en una entrevista en Radio Euskadi sacó ella misma la noticia para asegurar que, tras saberse eso, la consulta propuesta por el lehendakari «tiene más sentido que nunca».
Miren Azkarate fue más allá al dejar caer que José Luis Rodríguez Zapatero no quiere hablar con Juan José Ibarretxe y el PSOE no quiere hablar con el PNV, «de las mismas cosas que sí hablaron con Batasuna y de las que no sé si vuelven a estar dispuestos a hablar».

«No sé si vuelven a estar dispuestos...»
Iñaki IRIONDO

La portavoz del Gobierno de Lakua deslizó ayer, como quien no quiere la cosa, que el PSOE no está dispuesto a hablar de lo de Loiola con el lehendakari y con el PNV pero «no sé si vuelven a estar dispuestos a hablar» con Batasuna. Puede tratarse simplemente de un comentario ácido sin fundamento o de algo más intencionado o, mejor dicho, malintencionado. En el seno del tripartito se ha empezado a lanzar la especie de que el PSE podría buscar un pacto con la izquierda abertzale para que votara en contra de la Ley de Consulta, a la espera de que tras las elecciones autonómicas Patxi López llegue a Ajuria Enea e iniciar nuevas conversaciones. Semejante hipótesis -que por estrafalaria causa hilaridad en fuentes independentistas- se da de bruces con la realidad. La izquierda abertzale podrá votar que no, que sí o abstenerse ante la Ley de Consulta, pero será en base a análisis más serios que estos realizados en el seno del tripartito. Otra cosa es que desde Lakua quieran volver a activar la imagen del pobre lehendakari acosado por la pinza entre «ilegalizadores e ilegalizados», que decía Zenarrutzabeitia. Pero eso no tiene que ver con la lógica sino con la propaganda. De nuevo Cristo entre los dos ladrones y esta vez, además, conchabados. Dios mío, qué barbaridad. Y qué risa.

10 junio, 2008 12:53  

Publicar un comentario

<< Home