Arnaldo Otegi


El lunes desayuné con la portada de El País.

La información que recogía me interesa especialmente, pues afirma que Arnaldo Otegi abandonará el liderazgo de la izquierda abertzale cuando a finales de agosto salga en libertad de la cárcel. Esa era la noticia principal, desarrollada y argumentada en el interior, ya que le dedicaron toda una página.

Para mí y para quien esté mínimamente preocupado por la situación de Euskal Herria es relevante cualquier noticia referente al futuro político de Otegi, independientemente de que sea un medio u otro quien se encargue de recogerla: (...)




(...) en qué situación se encuentra, qué ha sido de él en este año de silencio, cuál será su actitud futura, cuál su impresión sobre la política vasca, qué piensa de la izquierda abertzale, de las acciones de ETA, …

Otegi tiene mucho carisma. Buen orador. Es de los pocos que logra comunicar algo de sentido en la política. Respetuoso, muy inteligente, muy apreciado entre sus seguidores y de los pocos que ha conseguido atraer a sus adversarios políticos. Sabe tender puentes con sus adversarios, tan necesarios en política. Su palabra transmite confianza, y estimo que es demasiado lujo que, ante la situación que vive Euskal Herria, de repente prescindamos de él.

El martes leí con detalle los periódicos con los que más me identifico: Gara y Berria; por eso de saber cómo recogían la noticia, qué información complementaria ofrecían o, simplemente, por ver cómo contrastaban con otras fuentes la información de El País. El empeño resultó frustrante, decepcionante: ni el uno ni el otro recogían nada ¿Cómo es posible que nuestros periódicos oculten información relativa a la persona más emblemática de los últimos 20 años?

Aún reconociendo que desde Madrid se empeñan en intoxicar todo lo relativo a Euskal Herria y que hacen uso de los datos con ánimo de dañar, yo quiero que sean nuestros medios de comunicación los que me informen sobre nuestras cuestiones, los que me expliquen todo lo relativo a lo nuestro. Ocurre, sino, que vivo en un limbo silencioso. Nadie sabe nada. Damos por supuesto muchos hechos, pero nada en concreto. Son frecuentes las apariciones públicas de algunos líderes independentistas. Otros no tienen ninguna presencia. ¿Por qué? La última tregua fue un ejemplo de lo que digo: no nos enteramos de nada, todo era susurro: un amigo le ha dicho a otro, y éste a mí no se sabe qué.

Los miles de independentistas que abogamos por la independencia queremos que sean nuestros medios de comunicación quienes nos informen sobre nuestra realidad. ¿Es, acaso, mucho pedir?


Traducción del artículo "Gure berri" de Pako Aristi en Berria.

8 Comentarios:

Blogger aitor dijo...

puede que la descripción sea acertada, puede que tienda puentes, que tenga carisma, que sea inteligente, pero todo eso queda lastrado por el primo mayor que le da de comer y el cual se encargo de caparles las alas entre su gente.
En política, nadie es imprescindible, puede ser bueno o malo, pero es vital para las organizaciones y la peor realidad para los políticos que piensan que todo gira sobre si mismo y no digo que Arnaldo sea de estos.
Pero veo que este Pako Aristi es un ingenuo, bueno imagino que esta ocultando lo que el sabe que hacen todos incluso los suyos y como es de suponer, esta noticia, de ser cierta, es de las que no interesan a sus periódicos de cabecera.
Solo un abroma, !que le quiten la etiqueta de la manga de la chaqueta!

02 agosto, 2008 10:31  
Blogger mendi dijo...

Hombre, pues a mí me parece que lo que ocurre sencillamente es que hay una "auto" censura brutal. Claro, qué remedio queda, con las leyes penalizadoras de la opinión que nos rigen, que se han ido construyendo poco a poco, por cierto con el silencio cómplice de los partidos vascos.

No tenemos derecho a decir lo que pensamos... y encima cualquier energúmeno del teclado pone en nuestra boca lo que le da la real gana para así mejor criticar. No tenemos derecho de manifestación... excepto si la manifa es de apoyo al regimen.

Y así sucesivamente. Pero de todo esto tenemos mucha culpa los vasquistas que no sólo hemos dejado que llegase este estado de cosas sino que en muchos casos lo hemos alimentado.

Es como lo que pasa ahora con las víctimas manifestándose y pretendiéndose dueñas y señoras de calles, plazas, montes y ayuntamientos, ocupados además por esos mercenarios mesetarios que con el cuento de las escoltas nos lanzan miradas de odio en calles, plazas, gimnasios, escuelas... ¡y hasta merenderos del monte!

Tenemos lo que nos merecemos seguramente.

02 agosto, 2008 15:39  
Blogger irarreta dijo...

No, no tenemos lo que nos merecemos, por eso estamos así, porque quéremos lo que nos merecemos!
Iruditzen zait Aristi Jaunak ez duela guztiz baloratu Ezker Abertzalearen egoera. Besteoi baloratzea kostatzen zaigun bezala. Dena lehengo egoera mantenduko balitz bezala baloratzen dugu, eta ez dut uste egoera lehengo bera denik.

02 agosto, 2008 23:19  
Anonymous Krispin dijo...

¿Es relevante lo que ha o deje de hacer Arnaldo?. En el mundo militar, la estructura civil no pinta un huevo. Es un elemento más de la opresión terrorista que padece el Pueblo Vasco (junta a la opresión nacional, por supuesto).
Que el Gordo se va a Elgoibar a Apatamonasterio resulta indiferente.

03 agosto, 2008 08:34  
Anonymous Anónimo dijo...

"Auto" censura. Algo así como centura "motorizada".
Llegados a este punto no está demás que ETA asesina a periodistas (y a otros ciudadanos)por el hecho de opinar o pensar diferente. Ni Jose Mari Portell, ni José Luis López de Lacalle,...murieron de un catarro. Los de la bomba-tiro en la nuca, colocan bombas en diarios o en repetidores de televisión.
¿Qué leyes "penalizadoras de opinión"?. O el amenzar de muerte es "opinión".
¿Víctimas echando miradas de odio?. ¿El cuento de las escoltas?. ¿Que le pregunte a Isaias Carrasco?.
Para miradas de odio las de los radicales. Eso son miradas de odio.
Por suerte, poco a poco, se ha ido consiguiendo que la inmensa mayoría del mundo abertzale no quiera saber nada con los batasunos. Cuanto más lejos, mejor.
El modelo navarro de unidad abertzale está dando excelentes resultados.Con esta gente no se puede ir ni a merendar.

03 agosto, 2008 10:47  
Blogger mendi dijo...

Sí, escóndete en el anonimato mientras descalificas. Va en consonancia con lo que hacen los ultrillas que rodeados de pistoleros ostentan alcaldías que no han votado sus vecinos.

Igual no te has dado cuenta de que en tus párrafos sólo se lee un profundo odio. Luego dirás de los demás.

En cualquier caso, a mí que encarcelen a la gente tan sólo por lo que dice o por lo que piensa, o por no condenar lo que los unionistas españoles quieren, me parece exactamente igual de grave que lo que tú denuncias ahí. Exactamente igual.

Tú parece que no. Parece que sólo ves lo tuyo seguramente porque conviene a tu agenda.

05 agosto, 2008 13:19  
Anonymous Anónimo dijo...

Yo odio solo veo en el lado unionista a los otros nos toca defendernos como podemos y luego dicen que se dise�an estrategias perversas lo que estan haciendo con I�aki no debe ser perverso

05 agosto, 2008 14:09  
Blogger jose miguel dijo...

Afortunadamente, la sinrazón de los violentos del entorno etarra va a menos. Con el tiempo sentirán vergüenza de haber apoyado el fenómeno violento y totalitario del radicalismo nacionalista y violento. Muchos ya lo sentimos así. Es una cuestión de madurez personal y de un pueblo. Y para saber lo que es la convivencia con respeto y libertad todavía hay unos cuantos que tienen un largo recorrido por delante. Ay, pueblo vasco, pueblo vasco. Qué estigma te va a quedar por esto. Yo, en la medida en que me toca, siento vergüenza. Lo siento, es así, antes no la sentía. AHORA SI, y observo los rostros de los miembros radicales de la llamada izquierda abertzale, y, también lo siento, HOY ME DAN LASTIMA. Y seguramente al final, hasta a la mayoría de ellos les ocurrirá. Por eso, y refiriendome al tema que nos ocupa, reconozco la valía del esfuerzo de Otegi por separarse de la violencia.

13 agosto, 2008 21:47  

Publicar un comentario

<< Home