Política-Espectáculo


Badaia

En Euskadi cada campaña electoral es crucial; en cada campaña parece que nos jugamos la vida y cuando se acercan las elecciones al Parlamento Vasco da la impresión de que nos enfrentamos a la madre de todas las campañas.



Esta que se aproxima parece que va a ser una campaña novedosa. Los conservadores del PP, siempre atentos a lo que ocurre en Estados Unidos, han decidido que ya está bien de gaviotas, y han incorporado el pop a su campaña.

A mas de un español de orden y rancias costumbres se le habrá revueltos el estómago al ver a Basagoiti junto a un cantante tatuado y con el pelo a lo punki. No sé yo si por esta vía los populares van a conseguir muchos votos o van a acabar de volver locos a sus propios electores, que a buen seguro preferirían a Maria Jesús y su Acordeón ó a un valor seguro y consagrado como Julio Iglesias.

El PP vasco mira hacia Obama, aunque uno tiene la impresión de que sus electores son más de Mccain.

El PSE también mira hacia la política americana, y siguiendo el ejemplo de las campañas made in usa, ha incorporado a la mujer de Patxi López a la escenografía mitinera, parece que también siguiendo la estela del candidato Obama.

En este tiempo en el que la política es puro espectáculo y las ideas parecen interesar cada vez menos, quizás lo más aconsejable, si se quiere ganar las elecciones, es presentar a Obama a Lehendakari.

1 Comentarios:

Blogger E.Gorospe "Biturie" dijo...

La banalización como primer elemento de reclamo político. Tres cominos me importa si López tiene mujer e hijos, si es heterosexual o homosexual. Pero no debe ser ése el sentimiento mayoritario, porque ¿de qué sino esa imagen suya de guión –absolutamente estudiada- a Begoña Gil, quien resulta ser su esposa?

Sarkozy no tendría ningún encuentro con su ex mujer Cecilie Ciganer-Albeniz, pero hizo toda la campaña a su vera, y además accedió a que los medios la trataran como Cecilia Sarkozy. Otro tanto podríamos decir de Ségolène Royal y François Hollande. Los matrimonios estaban ya rotos durante la campaña electoral, pero tanto la mujer de uno como el marido de la otra accedieron a la teatralización. Es lo que demanda una ciudadanía de de 4 horas de televisión diaria.

Otra de las lecciones de esto (y me trae a la memoria Cecilie) es el que los cónyuges deban participar de las ideas o de la pertenencia al mismo partido. ¿Por qué? No lo sé, esa imagen, que demostraría libertad e independencia, no resultaría rentable de cara a la galería.

28 octubre, 2008 14:00  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home