Sueldos extra y absentismo laboral


Control de presencia

Esta mañana declaraba el secretario general de ELA José Elorrieta que las negociaciones por los convenios iban a ser duras este año. Decía no comprender una situación de crecimiento y bonanza económica como la descrita por la vicelehendakari Zenarruzabeitia con las tasas de precariedad laboral cada vez mayores. Le entiendo y participo de su valoración, siempre que no se esté refiriendo a la Administración pública o, aún peor, semi-pública. No lo digo a humo de paja. Dos informaciones me han llamado la atención estos días: el alto índice de absentismo laboral en Osakidetza y el no cobro del complemento salarial variable por los trabajadores de EITB.

Elorrieta tiene razón. Todos nosotros sabemos cómo son los horarios y sueldos del comercio, del servicio doméstico, de las subcontratas. A una gran porcentaje de la población asalariada no le alcanza; no viven ante la zozobra de no llegar a final de mes o de no saber si el siguiente continuarán en el mismo puesto o habrán de mudarse. Quienes disponemos de trabajo estable y sueldo que te libra de apuros no podemos captar los detalles de esa gente. Sí, estoy de acuerdo con Elorrieta. No hay derecho a que los beneficios empresariales crezcan como nunca antes y que la clase (porque existe las clases) más desfavorecida, una enorme bolsa rayando la pobreza, no participe del reparto. Sí señor, hay que protestar.

Lo de Osakidetza es harina de otro costal. Dice la crónica que el absentismo computado se debe a bajas de enfermedad, y que la evolución va en aumento ¿A alguien le extraña? A mí no. El porqué es de Perogrullo. Atención: “A la prestación obligatoria a la que debe hacer frente como empresa que es, se añade un complemento hasta alcanzar el 100% del salario del trabajador que ha caído enfermo. De esta forma, en ese complemento paga, por ejemplo, hasta las guardias que un médico que está enfermo le hubiera correspondido realizar”. Con lo leído ¿quién de vosotros se iría a trabajar? ¡Ni dios! O sea que estos forajidos se cobran el sueldo más las guardias que hubieran realizado de estar en activo ¡Ertzainas, a por ellos!

¡Ojo! No acaba ahí la cosa ¿Quién firma las bajas? Los médicos. Ellos mismos, o algún colega. Lo peor, lo ridículo es que el director de Servicios Humanos, que parece haberse caído ahora del guindo cuando la estafa pública es ancestral, reconoce que hay que repensar el sistema para hacerlo viable, pero que es un avance social importante alcanzado en e l acuerdo de condiciones laborales de Osakidetza ¡Qué dices, lelo, qué dices! Más de la mitad de los absentistas son unos chorizos a los que hay que persiguir. De ahí que yo apoyo a Elorrieta en las reivindicaciones antes expuestas. A los de Osakidetza y demás administraciones y para-administraciones ¡leña! Y a currar como todo quisqui.

Los otros son los de EITB. Con la huida obligada, por presiones socialistas, de Julio Ibarra la televisión vasca se ve todavía menos. Lo hilarante no sería eso. Lo inadmisible es que esta gente de EITB cobraban un plus según resultados positivos. Disponen de un buen sueldo, y todavía cobran más ¿Por qué no se les descuenta por resultados negativos? Osakidetza y EITB se nutren de dinero público. Los profesionales de estos organismos son funcionarios o semi-funcionarios más que bien retribuidos la mayoría de las veces ¿Por qué los complementos?

Hace un par de meses un compañero de trabajo tenía exámenes de facultad. Fue al médico y le dio la baja por estrés, eso que abunda tanto como el lumbago, sobre todo en oposiciones, época de exámenes y circunstancias diversas. Se reincorporó cuatro semanas más tarde. Más chulo que un 8 de camino a la verbena, lo primero que nos dijo fue que había aprobado los cuatro exámenes. A ti sólo te apetece llamarle ¡so hijoputa! pero la corrección manda y sólo te sale un ¡qué bien!

Elorrieta, espero que no te metas en matracas administrativas porque te escupo.

Etiquetas:

1 Comentarios:

Blogger Dante dijo...

Bien está que te hayas fijado en ese aspecto combativo de Elorrieta. Lo que ha saltado a los medios no es lo que tu describes. El sindicalista Elorrieta, bastante dado a los palos de ciego, que ayer mismo criticaba a quienes reclamaban la presencia de ELA en la jornada de lucha del viernes por entrometerse en lo que es competencia exclusiva sindical, salta hoy con la TAV, acusando a Ibarretxe (no a su Gobierno) de falta de credibilidad.

La TAV bien merece un debate, que el tripartito de Lakua ha negado y niega. Este Gobierno no está acostumbrado, no está entrenado para hacer consultas populares, sería bueno que se empiece a entrenar y a acostumbrarse, (..) el déficit democrático con que se gestiona el debate sobre el Tren de Alta Velocidad, con el lehendakari a la cabeza, tiene un problema de credibilidad que sólo se resolverá si modifica su actual práctica política.

En un país como el nuestro, en el que se quiere crear una cultura democrática, de democracia participativa, esto debería haberse resuelto con una consulta popular, en la que una opinión pública bien formada, con criterio, finalmente dijese en un referéndum cuál es su opción preferente. Haríamos bueno, pero de verdad, eso que dice el lehendakari de que los vascos tienen derecho a decidir el futuro.

21 febrero, 2007 09:47  

Publicar un comentario

<< Home