Inteligencia y audacia


Ser inteligente no significa no equivocarse, sino aprovechar esas equivocaciones para reflexionar sobre lo que uno hace y, sobre todo, acerca de cómo lo hace. Y lo mismo que de las personas individuales, la inteligencia -o la necedad- también son o pueden ser predicables de las organizaciones.

En este sentido, la jornada de ayer debe ser tomada por los partidos políticos como una reválida a la que se han sometido, y de la que todos han salido con su correspondiente boletín de notas. No parece que haya habido muchas matrículas de honor, ni siquiera sobresalientes ni notables. Algún que otro aprobado y varios suspensos entre los que destacan los de EA y del PNV, concurriendo por separado.

Ahora toca demostrar lo inteligente que se es. Inteligencia decía, y añado algo más: audacia. Inteligencia para analizar y llegar a determinar los porqués de la desmotivación del voto jeltzale (del voto y del propio compromiso de militancia) y audacia para implementar las medidas correctoras que hagan al caso.

Y antes de que alguien formule la observación de que éste no es buen momento para ese examen de conciencia, diré que éste, no sólo es buen momento, sino que es “el” momento. No cabe en cabeza humana abordar el proceso interno de renovación de las ponencias y de los órganos de gobierno, sin tener hechos estos “deberes”. Y no se trata, como se ha podido leer en algún sitio, de un puro ejercicio de autoflagelación, sino de una muestra de inteligencia y de sentido común.

Etiquetas:

4 Comentarios:

Blogger mendi dijo...

Bah, estaba cantado. Como cantado está que los responsables buscarán culpas en otros, incluso si hace falta los habrá que mirarán para abajo buscando a ver si pueden responsabilizar a algún "subalterno".

Pero la cosa es más sencillo que todo eso. Ya está todo probado: con Pacto de Ajuriaenea =300.000 votos. Con apuesta independentista y renovación del compromiso original vasco =650.000.

Cuando la campaña de elecciones internas al EBB ya se veía claro. Ya lo dijo más de uno, que algunos preferían quedarse con 350.000 votos pactando con el Psoe que tener 650.000 y aguantar el "calorcillo" mediático madrileño.

Vamos, que claro está clarísimo. Y la gente no es tonta. Tanto que hay que pensar que uno de cada dos votantes de 2001 ha decidido o quedarse en casa o votar a otras opciones.

¿Qué esperabais pues?

28 mayo, 2007 19:21  
Blogger El nieto de Sabino dijo...

No manipules. PNV + EA (que son los que se presentaron en 2001) se acercan a los 400.000 votos.

28 mayo, 2007 20:12  
Blogger Indarkide dijo...

Eso es pedirle peras al olmo, nieto de sabino. A ti te vendría bien, mendi, eso de no mezclar peras con manzanas.

Basajaun, precisamente este, y no otros, es el momento. Ahora sí. Aquí, según como.

28 mayo, 2007 20:22  
Blogger Bilbogrado dijo...

A ver, decir las cosas mas claras, please, que no me entero. Como diria groucho marx, digamelo como si tuviera 6 años. Mejor! Traigame un niño de 6 años para que me lo traduzca.

28 mayo, 2007 23:27  

Publicar un comentario

<< Home