De coaliciones y adaptaciones, de Egibar e Ibarretxe


La idea personal de Egibar de acudir juntos en una coalición electoral los partidos (no sólo abertzales) que comparten la propuesta de Ibarretxe ha suscitado, como era de esperar, reacciones diversas. El EBB no ha entrado a valorar la cuestión. Así que, de momento, asunto cerrado. Le achacan que es un planteamiento de confrontación y de acumulación de fuerzas. La apuesta, seamos sinceros, sería arriesgada. ¿Es malo el riesgo? No para el lehendakari. Ahora bien, los riesgos han de ser los justos y bien meditados. No nos sobran las fuerzas. La idea de Egibar tiene la virtud de aparecer como un primer test ante la consulta, cuyo resultado afectaría a quien presida el siguiente gobierno de España, por ser, en principio, espejo de la fiel voluntad de la CAV. ¿Fiel voluntad?

He ahí el defecto: las citas electorales al congreso y senado de España están muy polarizadas y mediatizadas. El enfrentamiento fratricida y nada transversal que mantendrán el PSOE y el PP hasta marzo (y seguro que después también) diluirá un conflicto político como el vasco y navarro, hasta el punto de ser utilizado exclusivamente como arma electoral arrojadiza. ¿Cómo afectaría esta situación al votante de Hego Euskal Herria? Me temo que muchos ciudadanos actuarían de forma dispar en este escenario y en otro en el que el objeto a dilucidar sólo versar sobre el conflicto vasco. El resultado de la apuesta de coalición bien podría ser un fracaso, con la consiguiente frustración y encalle de la propuesta del lehendakari.

Por otra parte, la supuesta coalición electoral habría de marcar con claridad ciertos extremos, que solventados podrían dotarla de mayor credibilidad. ANV sólo podría participar de ella si previamente se desmarca de la violencia de ETA, o si ésta la abandona definitivamente. He mantenido, y continúo en ello, que hay que actuar fuera de las dinámicas de ETA. Además, han sido ellos quienes en su último Zutabe han expuesto la idea de dar por zanjado el modelo de negociacion Alger/Lizarra-Garazi/Loiola, y de que no volverán a entrar a una negociación si antes los agentes políticos y sociales no llegaban a un acuerdo .

Este (el acuerdo interpartidario) es el punto que toca desbrozar ahora. Ibarretxe ya adelantó el domingo que no tendría mayor problema en entablar relaciones con todos los partidos, en aceptar que todo podría cambiar; pero advertía que “difícilmente podrá cambiar el segundo o el tercer paso si Zapatero no acepta el primero: una oferta sincera de negociación”. Antes de nada, y refiriéndose al presidente español declaró que “si alguien te engaña la primera vez, la culpa es de él. Si te engañan por segunda vez, la culpa es tuya”, en clara referencia a los fiascos de Cataluña y de Navarra.

Flexibilidad y firmeza son términos complementarios que sólo sirven si quienes son adversarios se comprometen a asumirlos en igualdad de condiciones. Hay un hecho incontrovertible: la aceptación de que la mayoría absoluta de los ciudadanos de la CAV -basándonos en criterios electorales- está a favor del derecho a decidir; y con la certidumbre de que, fuera de pugnas electorales y ateniéndonos a los datos de las encuestas, ese porcentaje es aún más evidente. Esta circunstancia no es baladí, pues si nos adentramos en la transversalidad, necesaria y obligatoria para el unionismo, los porcentajes descritos, que evidencian una clara mayoría abertzale, deben estar en la mesa de negociaciones, así como lo ya recorrido con el Nuevo Estatuto Político, con los pre-acuerdos de Loiola y con las negociaciones contra-reloj mantenidas entre representantes del gobierno de España y representantes de ETA y Batasuna antes de las elecciones de mayo.

Ciertos hitos (los citados en el párrafo anterior) no son ya desechables, por ser demostrativos de la voluntad popular. Ante el concepto democrático no cabe plantear la legalidad como una barrera infranqueable. Me remito a lo expresado por alguien a quien la propuesta de Ibarretxe no seduce demasiado. Gurrutxaga ha escrito que: “Es preciso ofrecer al nacionalismo vasco los mecanismos suficientes para que pueda encauzar su soberanismo a través de la legalidad y del pacto, y no desde el rupturismo y la confrontación”. Cabe preguntarse qué lleva, a la luz de los hechos, al nacionalismo a la confrontación. Algo tendrá que ver el no cumplimiento del Estatuto de Gernika, algo la satanización de las ideas abertzales, algo los continuos engaños de los diversos gobiernos de Madrid.

Ya en Loiola los socialistas asumieron la existencia de un pueblo, asentado al norte y sur de los Pirineos. Ya entonces estuvieron dispuestos a tratar el reconocimiento de un sujeto político dotado de derechos. Dicen que el problema de la consulta es que su práctica es un ejercicio de soberanía. A menudo traigo a colación aquello que decía Miguel Herrero de Miñón del término autodeterminaciónpalabra con pico y garras”. A veces nos perdemos en puros nominalismos, cuando la cuestión es de voluntad y de ejercicio democrático.

Para terminar, una constatación. Un mes después de que el lehendakari planteara su propuesta en el Parlamento de la CAV es ya un hecho que la NO ausencia de violencia no es óbice insalvable para el cuasi normal desarrollo de la política. Es un sabrosísimo fruto de la terquedad.

Etiquetas:

7 Comentarios:

Blogger El nieto de Sabino dijo...

1. A estas alturas de la jugada, cualquier acuerdo estratégico con Batasuna pasa por dos premisas. Primero: la disolución de ETA. Segunda: la aceptación de normas elementales de democracia. Por ejempo: cuatro son más que uno.

2. La disolución de ETA es esencial. Basta leer la interpretación de Gorospe de lo que dice Zutabe (que, estoy seguro, es la buena). Tenéis que acordar con la Basuna lo que Batasuna os dice, si no "caña".

23 octubre, 2007 12:38  
Blogger Txertudi dijo...

Como dice Txetxu Aurrekoetxea en el artículo publicado hoy la coalición NaBai podría extenderse a toda Euskal Herria peninsular.
EUSKADI NAFARROA DA
Polita litzateke!!

23 octubre, 2007 16:53  
Blogger Paparroiak dijo...

Va a pedir Txetxu Aurrekoetxea a su partido que devuelva alcaldías?.

23 octubre, 2007 19:18  
Blogger BIZKAITARRA dijo...

BATASUNA TA INDARRA.

¿Estamos o no estamos?

23 octubre, 2007 23:24  
Blogger Paparroiak dijo...

batasuna ta indarra barruan, ez edonorekin. Ez naziekin, ez Madrazorekin. Eta beteekin, leheenengo...

Batasuna eta Indarra como en Muskiz, en Gorliz, en Azpeitia,... no.

24 octubre, 2007 07:59  
Blogger mendi dijo...

Algunos llevamos años diciendo que eso nos motiva a ir a las urnas. Y que la división en cambio nos retrae. La llegada de Josu Jon fue un jarro de agua fría para quienes pensábamos eso, pero cierto es que tenían derecho a intentar esa vía de acumulación exclusivamente jeltzale. Sin embargo, ya se ha visto que eso es un fracaso, porque se diversifica y voto, incluso perdiendo la coalición con EA, y porque se desmotiva el votante, obteniendo incluso menos votos aun sumando los que obtiene cada opción por separado.

Eso mirándolo tan sólo desde el punto de vista de pura mecánica electoral. Pero es que además nos desmotiva a cientos de miles de votantes a los que no nos gusta tener que elegir entre PNV ó EA ó Aralar, e incluso si se me apura, Batasuna y EB.

¿Qué sentido tiene semejante atomización de partidos? Si los ciudadanos normales al fin y al cabo no somos grandes teóricos de las doctrinas políticas. Si tenemos vecinos y conocidos de todas las opciones que nos caen bien. ¿Por qué se empeñan en hacernos elegir entre unos y otros cuando en realidad buscan más o menos lo mismo?

Por eso es por lo que creo que os penaliza el electorado cuando os presentáis en división. Es lo que llevo diciendo desde aquellas elecciones del 2001.

04 noviembre, 2007 11:34  
Blogger mendi dijo...

Paparroia, zure komentarioak darkarkidate burura lagun batek esaten zuena. Lagun onak ginen, beno, internet bidez eta foro batean ahal dan einean. Genuekan idea on bat foro hartatik beste gauzak egiteko, eta bagine jende naikoa. Juntatu ginen Bilbon afari bat egiteko eta ea aber denon artean ateratzen genuen ideia onak zerbait egiteko. Leridatik (LLeida) ere etorri zan neska bat partizipatzeko asmoz.

Beno, kasoa da lagun hari galdetu niola aber independentziaren alde egongo zen ala ez, imaginatzen bagenu hori lortzeko Bushek eta abar egiten ari zen koalizioan sartu behar bagenu independentzia lortzekotan.

Berak esan zidan: "independentzia bai, baina ez edozein modutan".

Polita gelditzen da hain prinzipio sendoak edukitzea, baina errealitatea ez da hain polita ordea. Badakit kondizio hura, Bushena, oso fuertea zela, baina tira, hor daude Kurdistango kurdoak. Inoiz ez da izaten dana hona edo dana txarra. Beti daude gauza honak eta txarrak erabaki guztietan.

Ba hemen guri gertatzen zaigu berdin. Hare gehiago kontuan artzen badugu guk ez garela soberanoak.

04 noviembre, 2007 11:44  

Publicar un comentario

<< Home